Usamos la voz de forma tan mecánica, que es como respirar, ya ni nos damos cuenta y pensamos que no hay que tomar precauciones ni darles una especial atención. Nadie tiene la fórmula mágica de cómo cuidar