Archivo de la etiqueta: sonido

Potencia tu Talento Natural para cantar – Parte 3

cantarEn el anterior capítulo de Potencia tu Talento Natural para cantar aclaramos ciertos conceptos sobre el talento natural que se habían mitificado y no eran reales, y os explicaba que durante los 90’s yo era un niño pequeño, por lo que he desarrollado un tono oscuro de los cantantes masculinos que en esa época sonaban: Pearl Jam, Creed, Fuel, Collective Soul, Seven Mary Three… y la lista continúa. Ya que escuché, y emulé esas voces de forma muy continuada, mi voz se ha ido transformando en el sonido con el que yo canto.

Esto me llevó a desarrollar naturalmente ese sonido en mi voz. También practiqué cómo añadir aire a mi voz al final de mis frases y he aprendido como usar el vibrato por canturrear la versión de ópera de Oh, Holy Night. Por supuesto, no estaba al tanto de esto durante esa época, simplemente ocurrió por mi exposición a esa música.

Si conoces a alguien que suena como un cantante en particular, es probable que esa persona hiciese lo mismo. ¿Mi voz todavía suena como cuando emulaba a los cantantes de los 90? No, porque he estudiado canto con muy buenos profesores y he aprendido a controlar, manipular y desarrollar el sonido que realmente quiero. ¡Esto no ocurre por arte de magia, gente!

La voz está formada por muchos músculos y movimientos internos que fluyen juntos en armonía formando nuestro sonido. Aprender a controlar este “sistema bucal” es lo que te dará la voz y el sonido que deseas, tu tono…, es parte de tu cuerpo.

Si eres un cantante nasal, entonces estás cantando parcial o completamente con tu tracto nasal. Algunas veces este es un sonido deseado. Muchos cantantes como Miles Davis, Layne Staley, Eddie Vedder, Scott Stapp, Myles Kennedy y otros, utilizan este sonido. Este sonido por sí mismo es una de las características del sonido oscuro del que hablaba antes en este artículo, se utilizaba más seguido en el rock de los 90s.
Esto es sólo un ejemplo, podría poner una lista entera pero no es el caso. El punto es que tienes que comprender que dependiendo de cuánto manipules tu sistema bucal, el sonido que salga de tu boca será diferente.

No sólo eso, sino que cuando desarrolles tu conocimiento y entrenes tu voz de una forma sana, el tono de tu voz se volverá más rico. Puedes mejorar tu voz al nivel que desees.

El talento natural es un punto de partida, no de final. Cualquiera puede aprender a cantar bien, simplemente requiere práctica. Encontrar un profesor que te enseñe cómo controlar estos elementos y que te ayude a desarrollar la conciencia física de tu voz, también es muy importante.

Sólo porque alguien pueda emular a ciertos cantantes o llegar a ciertas notas, no significa que ellos sean capaces de hacerlos sin problemas. Al menos que entrenes tu voz y aprendas, no tendrás realmente ni idea de cómo usar tu voz propiamente. En muchos casos, los cantantes con talento natural (sin entrenamiento) terminan haciéndose daño, causando también daño severo a su voz.

Hazte un favor a ti mismo y consigue un buen profesor de canto que sepa lo que hace y que pueda ayudarte a llegar más allá de tu “talento natural”.

Así que para responder la pregunta de “¿Tienes el talento natural para cantar?” Sí, sí lo tienes.

Espero que os haya gustado este artículo y os haya sido útil. Ya sabéis que podéis preguntarme cualquier duda o dejar cualquier comentario. Hasta la próxima!

Guardar

Monitores de un Home Studio

monitoresEn un artículo anterior ya vimos qué eran los cables y los conectores, y cuáles eran sus tipos y características principales. En esta nueva entrega vamos a hablar de una parte muy importante de cualquier Home Studio: los monitores de estudio o de referencia. En algunos sitios también se pueden encontrar con el nombre de monitores de respuesta plana.

Monitores de estudio

En cualquier estudio que se precie, sea cual sea su tamaño, presupuesto o categoría, los monitores de estudio o de referencia son una pieza fundamental de su equipamiento, y probablemente una de las más importantes.

Estos no van a mejorar el sonido de ninguno de los instrumentos o voces que vamos a grabar en nuestro proyecto,  y eso es un aspecto a tener muy en cuenta, pero sí van a influir enormemente en la percepción que vamos a tener del sonido, y en cómo los vamos a tratar y procesar.

monitoresLos monitores son nuestros “ojos” en lo que a percepción auditiva se refiere; la última puerta, el último paso a través del cual llega la música a nuestros oídos y sobre todo, el resultado en base al cual tomamos todas las decisiones en lo que a monitorización, mezcla y mástering se refiere.

Dicho todo esto, son un elemento muy importante a tener en cuenta, ya que si queremos tener una buena monitorización de lo estamos grabando, o por lo menos lo más fiel posible a la realidad, son una adquisición obligatoria.

Sin entrar en muchos detalles técnicos, diremos que básicamente son un tipo de altavoz que tiene una respuesta plana en frecuencias, es decir, reproducen todas las frecuencias del espectro del sonido, sin elevar ni atenuar ninguna de ellas, y las reproducen todas aproximadamente en niveles cero de ecualización. Y digo aproximadamente, porque no existe ningún monitor que ofrezca una respuesta absolutamente plana en todas las frecuencias del espectro. Dependiendo de la marca, el precio, el modelo y el presupuesto del que dispongamos, todos estos parámetros de respuesta en frecuencia pueden variar, pero con casi todos los modelos existentes actualmente en el mercado, nos aseguraremos una audición fiable, objetiva y sin “engaños” auditivos.

La principal diferencia entre un monitor de referencia y uno Hi-Fi  es básicamente que los últimos suelen incorporar un realce o un recorte en frecuencias que hacen que la música sea más agradable al oído y con más musicalidad, pero no están indicados para labores de mezcla y monitorización, ya que no escucharemos por ellos lo que en realidad está sonando.

monitores home studioTipos de monitores

Dependiendo del tamaño, potencia y distancia a la que se sitúan con respecto a la persona que está escuchando, podemos clasificar los monitores en tres tipos principalmente:

Monitores de campo cercano:

Son monitores pequeños, de dos vías normalmente,  con un woofer que oscila entre las 5 y las 9 pulgadas, y con una respuesta de frecuencia en graves por debajo de 60/70Hz. Su potencia no suele ir más allá de los 150 watts y se utilizan a una distancia muy cercana de los oídos, normalmente a no menos de un metro de distancia, para restar gran parte de la acústica del estudio, de forma que se oiga mayor parte de la mezcla como sonido directo, y no tanto como sonido reflejado. No suelen ecualizarse, aunque últimamente hay marcas que están sacando algunos modelos con una ecualización activa.

Monitores de campo medio:

Son de un tamaño mayor que los anteriores y normalmente de tres vías, aunque puede variar. Su woofer es de entre 10 y 18 pulgadas, con lo que nos entrega prácticamente todo el espectro de frecuencias,  ofreciendo una respuesta en graves hasta 20/35 Hz, lo que nos permite poder apreciar prácticamente todo el espectro y puede ofrecernos un monitoreo más fiable que los de campo cercano. Su potencia suele ir mucho más allá de los 150 watts, y se utilizan a una distancia en torno a los dos metros y medio o tres.

monitores
Monitores de campo lejano o main:

Suelen ser de un tamaño bastante superior a los anteriores y normalmente están empotrados en la pared, ya que tienen un peso bastante grande. No suelen estar al alcance de los Home Studios, ya que su precio es elevadísimo. Además, hay que disponer de una sala de control muy grande para poder escuchar todo el espectro de frecuencias que reproducen estos altavoces; de ahí que solo suelen verse en los grandes estudios. Son los monitores que mejor suenan y más se acercarían a una respuesta plana “real”. Hay que utilizarlos a mucho volumen, ya que es necesario mover woofers de 18 pulgadas o más. En general, suelen ecualizarse para corregir algún problema de acústica de la sala del control room.

Además del tipo de tamaño, y espectro en frecuencias que pueden reproducir; los monitores de estudio pueden ser de dos clases, dependiendo del tipo de alimentación eléctrica que emplean para amplificar las señales.

Activos

Son altavoces que tienen incorporado un amplificador de señal, lo cual los convierte en mas versátiles y fáciles de instalar, pues se conectan directamente a la mesa de  mezclas o tarjeta de sonido.

Pasivos

Son altavoces que no tienen incorporado un amplificador de señal, lo cual hace necesario conectarlos a un amplificador externo que recibirá las señales del la mesa de mezclas o la tarjeta de sonido. Son más delicados y menos versátiles, pero al no llevar la amplificación incorporada, son más baratos que los anteriores.

Por el contrario necesitamos una etapa de potencia para hacerlos funcionar. La calidad de sonido que entregarán los mismos, será directamente proporcional a la calidad de la etapa, es decir, cuanto mejor sea la etapa, mejor sonarán los altavoces.

¿Cómo se propaga el sonido? Consejos para músicos

sonidoLas perturbaciones creadas por las vibraciones sobre el estado de reposo inicial de las partículas de aire, se traducen en variaciones muy pequeñas de presión.

Las partículas de aire se acercan y alejan con las vibraciones, se comprimen y “descomprimen”. Esta variación de presión es lo que se mide. La unidad de medida de la presión es el Pascal (Pa). Sin embargo esto obligaría a tratar con unidades muy pequeñas, por eso se usa otra medida relativa: el “Nivel de Presión Sonora” (NPS), que se mide en decibelios (dB).

El NPS en decibelios es el resultado de la siguiente operación matemática que por supuesto nadie tiene porqué aprenderse: 20·Log10 (presión/Pref), siendo “Pref” la presión de referencia = 20·10-6 Pa ( = 0,00002 Pa). La presión de referencia es la mínima que puede detectar el oído humano medio. Con lo que si tenemos un Nivel de Presión Sonora (NPS) = 0 dB, diremos que hay silencio. En términos de habla inglesa, las referencias NPS se encuentran como SPL (Sound Pressure Level), y por influencia, también en documentación de habla hispana se suelen encontrar datos en dB SPL.

Aquí os dejo una tabla orientativa sobre los niveles de presión sonora en diferentes ambientes:

VALORES MEDIOS EN DB
  • 25 dB NPS en un dormitorio urbano
  • 57 dB NPS en conversación normal
  • 64 dB NPS en conversación de tono elevado
  • 85 dB NPS durante un grito
  • 115 dB NPS en una discoteca
  • 130 dB NPS de umbral de dolor
¿Cómo se propaga el sonido?

El sonido es una vibración, que, como tal, se puede dar en cualquier medio material, sólido, líquido o gaseoso (como el aire). En cada medio, se propaga a una velocidad diferente, principalmente en función de la densidad. Cuanto más denso sea el medio, mayor será la velocidad de propagación del sonido. En el vacío, el sonido no se propaga, al no existir partículas que puedan vibrar. En este caso tenemos una muestra del clásico error de las películas de ciencia ficción: el sonido de las explosiones en el espacio. Dado que el sonido no se propaga en el vacío es imposible que puedan escucharse.

En el aire, el sonido se propaga a una velocidad aproximada de 343 m/s (metros por segundo). Esta velocidad puede variar con la densidad del aire, afectada por factores como la temperatura o la humedad relativa. En cualquier caso, para distancias de decenas de metros las variaciones son mínimas. En el agua, un valor típico de velocidad del sonido son 1500 m/s (el agua es más densa que el aire).

En el agua, la densidad varía mucho en función de factores como la profundidad, la temperatura o la salinidad. La propagación del sonido en el agua, es el fundamento de los sistemas de sonar utilizados en barcos y submarinos para detectar obstáculos u objetivos y para enviar datos codificados. Para aplicaciones sonar las frecuencias que se utilizan corresponden a los ultrasonidos. En materiales metálicos, el sonido se propaga a velocidades superiores a las anteriores, por ejemplo, en el acero el sonido se propaga a una velocidad en torno a 5000 m/s.

¿Qué es el sonido? Consejos para músicos

sonidoPues el sonido no es ni más ni menos que una vibración mecánica de las partículas del aire, que en contacto con el tímpano, se transmite al oído. A través del oído interno y el nervio auditivo, el cerebro interpreta estas vibraciones. Lo que el cerebro interpreta es lo que oímos.

La vibración de una partícula significa que esta se mueve en las proximidades de su posición original y pasada la vibración volverá a su posición original. Una vibración es (por ejemplo) lo que ocurre en la superficie de agua en reposo, si se arroja una piedra: esta crea una vibración que avanza y hace que las partículas de la superficie suban y bajen, pero pasada la onda, las partículas siguen donde estaban.

La diferencia con el ejemplo del agua, es que en el aire los movimientos de las partículas son longitudinales, en la dirección de avance del sonido. Si tenemos una superficie que vibra, como puede ser el cono de un altavoz, la vibración se transmite a las partículas de aire que están en contacto con la superficie, empujándolas hacia adelante y hacia atrás, y éstas a su vez empujan a las siguientes y cuando las primeras se retraen (se vuelven hacia atrás) las segundas también y así se va propagando la onda por el aire.

Tomando la definición de sonido, como aquello que el oído humano es capaz de percibir, habría que limitarlo a las vibraciones de frecuencias comprendidas entre 20 y 20.000 Hz (Hertzios = ciclos completos en un segundo). De este modo se llamarían infrasonidos a las vibraciones cuya frecuencia fuese menor de 20 Hz y ultrasonidos a las que oscilan por encima de los 20 KHz (kilo hertzios).

Para la audición en los seres humanos, es necesario que la vibración tenga una frecuencia comprendida entre unos 15 y 20.000 hercios, y su intensidad sea la suficiente para llegar al oído interno. Es decir para que esa vibración sea perceptible por un oído humano, ésta debe oscilar aproximadamente entre 15 y 20.000 veces por segundo.

Cuando las vibraciones pasan estos márgenes no son perceptibles al ser humano.

Algunos animales como el perro por ejemplo son capaces de escuchar frecuencias fuera de estos márgenes, de ahí que cuando escuchamos un silbato para perros, no se produzca en nuestros oídos ninguna sensación ya que estos silbatos suelen emitir frecuencias entre 30 y 50 KHz a las que no llega nuestro umbral de audición.

Este rango de escucha para los humanos también varía con la edad y no todos llegamos ni a 20Hz ni a 20000Hz, sobre todo quienes trabajamos con sonido, ya que el oído se resiente bastante y con el tiempo se pierde nivel de audición. Si la exposición a altos niveles de ruido es prolongada pueden producirse pitidos, más conocidos como acúfenos. Muchos de los lectores sabrán a qué pitidos me refiero… Pero esto es otro tema que podría dar para una entrega entera de tutoriales.

Para que se produzca un sonido son necesarios tres elementos:

  1. Un cuerpo capaz de vibrar.
  2. Un medio elástico por el que se desplacen las vibraciones (aire, agua, hierro)
  3. Un receptor (El oído humano, un micrófono).