Archivo de la etiqueta: Slayer

HATE S.A. El Metal que arrasa Bolivia

Hate

HATE S.A.: “Nacimos para hacer música”

La banda Metal con más trayectoria en bolivia, Hate S.A., concedió una entrevista a LaCarne Magazine.

Ver ahora!Descargar ahora!

¿Cuánto tiempo tiene de trayectoria HATE y cómo definen su género?
Hacemos thrash groove metal. Tenemos aproximadamente 22 años, empezó a finales del 94. Desde muy jóvenes empezamos con Bladi (ex vocalista), cuando aún estábamos en colegio.

¿Quiénes integran HATE?
Grover Ocampo en la batería, Raúl del Villar (Tulul) en la voz, Diego Ponce en el bajo, y Ricardo Larrazábal (Puntos) en la guitarra.

¿Cómo definen la personalidad de cada integrante de HATE y la compatibilidad que existe entre ustedes?
Todos somos muy buenas personas. Es básico en una banda que te lleves bien con todos. Obviamente, siempre hay desacuerdos pero nunca llegaron a peleas. Es difícil muchas veces ponerse de acuerdo entre dos personas, imagínate cuatro.

Grover, es una persona muy dedicada a la música y es bastante disciplinado; Tulul es el divertido; Diego, nuestro bajista, tiene 19 años, es el más calladito de la banda y toca muy bien; Puntos, él es la parte fundamental de HATE, es el motor. Él es quien nos recuerda que la disciplina es fundamental.

¿Por qué es HATE S.A.?
Estábamos buscando un nombre potente, que exprese la música que hacíamos en esa época y ahora. Así nació el nombre de HATE, por el estilo, es música agresiva.

Pusimos S.A. por Sudamérica… es que son bastantes bandas que están con el nombre de HATE, entonces cuando conseguimos un contrato con una marca de amplificadores nos dijeron que había que diferenciar para evitar confusiones.

¿Cuáles son los referentes musicales de la banda?
Nuestras influencias son variadas. Escuchamos todo tipo de música, desde el heavy clásico, alternativo, grunge… bandas como Héroes del Silencio, Pantera,  Sepultura, Slayer, Black Sabath, el Black Metal también… al baterista le gusta lo progresivo. Al vocalista le gusta el rock and roll, AC/DC, Motorhead y Death Metal; el bajista escucha Thrash de la nueva… es una buena conjunción, cada cual aporta con sus géneros preferidos.

“Como todas las bandas, empezamos sólo queriendo hacer música, no sabíamos dónde podíamos llegar.”

¿Con qué objetivo nace HATE?
Como todas las bandas, empezamos sólo queriendo hacer música, no sabíamos dónde podíamos llegar. La cosa se puso más seria… se volvió nuestra profesión, gracias a eso Puntos estudió música, se metió de lleno… empezamos tocando punk, alternativo y thrash…. Sacábamos a Nirvana, Sex Pistols, Judas… toda una mezcla, estábamos buscando nuestro horizonte.

Desde el inicio de la banda, ¿cúanto evolucionó en cuanto a integrantes?
Hemos cambiado bastantes integrantes, sobre todo bateristas. Grover es el cuarto, pero ésta es la primera vez que cambiamos de vocalista, y eso significó incluir a un nuevo bajista.

HATE antes era famoso por el “trío”, pues empezó sólo con tres integrantes. El único que queda de los fundadores es Puntos, de hecho él fue quien convocó a Bladi (ex vocalista y co-fundador) para formar HATE.

HateTulul, cuéntame tu experiencia como nuevo integrante de HATE
Puntos me contó que Blady se había ido, y que quería que formara parte de la banda. Ya antes me había dicho algo, pero nada serio… la probabilidad era casi nula. A mí siempre me gustó el rock, pero no era muy disciplinado. Entonces tuve que ir a la casa de Puntos a aprenderme las canciones, sin olvidar que ésta no es como otra de las bandas que tuve. HATE es HATE, y yo tenía que compatibilizar con su vieja estructura para renovar y fusionarlo con mi estilo.

Me gusta que sea una banda donde cada uno se preocupe en su propio sonido para después fusionar todo. Yo pienso dar todo mi empeño y fuerza, no pienso fallar.

Es una experiencia de disciplina y trabajo. Es el fruto de un trabajo arduo. Me gusta saber que creamos cultura del rock, saber que dejamos los excesos y que podemos tocar en otros escenarios, que las autoridades no tengan miedo de poner metal en las calles. Señores, no olviden que los metaleros somos personas muy buenas y amables.

¿Quién compone las canciones? ¿Hay alguna temática específica en la que se basan?
La mayoría de las letras casi siempre las compuso Puntos, letra y melodía. Bueno, siempre trabajando  con el baterista, como en Prevalecer, que es el último disco, trabajó con Grover.

En las letras tenemos de todo, tratamos de no abarcar muchos temas políticos, aunque sí lo hicimos en República de Odio, no con la intención de tomar partido, sólo para dar nuestra opinión, Los temas giran en torno a nuestras vivencias cotidianas, y también a veces a vivencias personales. Protestamos contra las religiones, cuestiones sociales y esas cosas.

¿Cuáles fueron sus presentaciones más importantes?
Es difícil. En 20 años tuvimos varios conciertos… puede ser una Juntucha que se hizo en el estadio. Estaba repleto y era gratuito. Otra presentación importante puede ser cuando abrimos el concierto de Rata Blanca la primera vez que llegó…, eran más de ocho mil personas.

“Estamos ansiosos de ver cómo va salir este disco porque es algo diferente, es más agresivo.”

En cuanto a la producción ejecutiva, ¿son independientes?
Sí, todo sale de nosotros. Somos independientes. Trabajamos como sello también. Para el primer disco tuvimos que sacar un préstamo del banco para poder grabar y sacar los discos. Funcionó bien, y a partir de ahí ha ido corriendo todo bien. Ya podemos darnos el lujo de sacar los discos nosotros mismos con nuestro propio respaldo.

¿Cuáles son los discos que sacaron hasta el momento?
1. Heart beat machine
2. Anagramas
3. Republica de odio
4. Ángel oscuro
5. Hate en vivo
6. Pandemonium
7. Legado de odio
8. La sangre del tiempo
9. Prevalecer, que lanzamos este 18 de marzo.

El primero tiene en su mayoría canciones en inglés. Desde el segundo todo es en castellano. Antes de estos, ya habíamos sacado unas cuantos demos.

Hate ¿Qué me pueden decir del último disco Prevalecer?
Es un disco muy profesional. Las letras se inspiran en muchos factores, como el control de las élites sobre la gente, la manipulación de las religiones, que las máquinas dominarán al hombre algún día… es decir, manejamos temas cotidianos, tratando de profundizarlos… es el mejor trabajo de HATE hasta ahora. Estamos ansiosos de ver cómo va salir este disco porque es algo diferente, es más agresivo, tiene un enfoque más Death, y hay nuevos integrantes y, por ende, suena diferente.

¿Cómo definen la aceptación del público nacional?
Hasta ahora todo ha estado muy bien. Hemos ido creciendo. Para ser una banda de Metal hemos llenado bastante. Podemos darnos el lujo de tocar en lugares donde muchas veces a otras bandas de Metal no se les ha permitido. Esto ha sido en base a que hemos ido ganando terreno.

Más allá del género musical, ¿qué bandas son sus favoritas dentro del territorio nacional?
Oil, nos parece que tiene un gran futuro, fueron a tocar en ocasiones a europa. Octavia también tiene mucho profesionalismo, es una banda muy sólida. De las nuevas, Azotador, que para ser tan jóvenes son muy capos; Black Jack, es una gran banda, su vocalista hace su presentación maravillosamente, es uno de esos cantantes que ya casi no existen; Gonzalo Gómez es un gran guitarrista y cantante; Wara también es una fusión rock y folclore, es muy lindo de escuchar.

¿Qué es lo que consideran que detiene el progreso de las bandas de rock en bolivia?
Son dos cosas. Primero, son los tributos, porque además de ser dinero fácil, no requiere tanto trabajo. Lastimosamente la gente sigue asistiendo.

“La mejor escuela es la experiencia y el amor por la música que haces.”

En segundo lugar, es difícil dedicarse a cualquier tipo de arte, pintura, música, danza. Entonces si quieres dedicarte al arte, debes hacer una actividad paralela y eso hace que no le puedas dar la seriedad que se merece, y además la gente no reconoce estas actividades.

La pregunta clásica es “Haces música y ¿qué más?”. Y no se dan cuenta del trabajo que significa ser músico. Es el mismo trabajo que se necesita para ser ingeniero. ¿No es cierto? Igual son 8 años para salir del conservatorio, igual que medicina. De todas formas, la mejor escuela es la experiencia y el amor por la música que haces.

Por otro lado, no estamos en condiciones suficientes en nuestro país para hacer arte. No hay lugares, ni incentivo para que alguien sea artista.

Hate¿Qué consejos les darían a las bandas nuevas?
Que se dediquen a ensayar, que dediquen bastante tiempo a esto… HATE ensaya 4 días a la semana, y eso permite que uno mejore bastante, eso a su vez da lugar a más tocadas, y eso a más aceptación del público. Esa es la clave. Hay que tomárselo en serio.

Y algo muy importante es que sepan que uno nunca terminará de mejorar. Si crees que eres perfecto en lo que haces, sólo te perjudica. Tienes que practicar.

¿Qué opinan de LaCarne Magazine?
Es excelente recibir apoyo más allá de nuestras fronteras. Cada espacio es invaluable y esperamos que sigan apoyando a las bandas y fomentando este maravilloso amor por la música.

Muchas gracias por la entrevista. Fue un placer.
Gracias a ti y a LaCarne Magazine por el espacio.

https://www.facebook.com/hatebolivia

Entrevistamos a Juan Abarca, líder de Mamá Ladilla

mamá ladilla

Tengo el honor de realizar la entrevista al incombustible Juan Abarca, líder de Mamá Ladilla, que además de haber formado parte de  Engendro, ahora está tocando la batería en Dixlesia. En cada grupo, el humor en sus letras está asegurado, además ha sacado un disco en solitario y ha escrito dos libros.

Ver ahora!Descargar ahora!

Llevas desde 1994 tocando música que nos alegra el día y nos pone de buen humor, haciendo música que para mucha gente forma parte de la banda sonora de nuestras vidas. ¿Cuándo decidiste hacer este tipo de música?
Hacia los once años tenía claro que quería tocar la guitarra en general, y me puse a estudiar. A los catorce descubrí la eléctrica con su distorsión, bendings, etc, y tuve la suerte de que me prestaran una durante una semana o dos a cambio de unos discos. No me lo podía creer, y ya no pude parar hasta conseguir la mía. También por esa época descubrí el heavy metal, y supe que quería hacer rock.

Hacia los dieciocho conocí varios grupos que desdramatizaban toda la supuesta ceremonia aparejada al hecho de tocar (Kaka de Luxe, Kortatu, Siniestro, Decibelios y mil más), y me apunté a ese carro con mis primeras canciones, tocando durante años en varios grupos. Para cuando quise hacer un trío en el que yo compusiera, cantara y tocara el único instrumento armónico, había desarrollado la idea de complicar mucho el discurso musical, aunque no tenía mucha idea de cómo hacerlo, simplemente me sentía capaz. Mamá ladilla, bueno o malo, es el resultado de llevar a la acción todas esas cosas sin dejar de estudiar música durante todo el recorrido, y descubriendo mi propio camino a base de andarlo junto a otras dos personas.

A raíz de Mamá Ladilla han surgido numerosas bandas que hacen canciones de humor, como pueden ser Los Gandules o Gigatrón, por poner unos ejemplos. ¿Crees que creasteis escuela?
No sé si hemos creado mucha escuela. Supongo que algo sí porque no paro de oírselo a la gente en los últimos años. Pero desde luego esos dos grupos no son el caso. Aparte de la personalidad incontestable de ambos, está el hecho de que son gente que lleva haciendo música desde la misma época en que nosotros empezamos, año arriba o abajo. Más bien son dos de mis principales referentes.

Y te marchaste de Engendro ¿necesitabas una pausa? ¿A día de hoy sería posible volver a formar parte de ellos?
Estaba hasta las narices de una serie de cosas, entre ellas tirar del carro con tan mala relación entre esfuerzo y resultado. No quiero volver, ni he querido nunca. Fue bonito mientras duró.

Ahora me gusta mucho ver el grupo reflotado, están que lo tiran con letras nuevas, un super-cantante, una buena puesta en escena… es un grupo muy divertido de ver. Pero cuando veo que tocan algún clásico, de esos que tienen letra mía, bostezo porque ya me lo sé, y no puedo evitar que me toque un poco las narices ver a la gente reírse de aquel viejo chiste, de tal o cual estrofa. Tienen todo mi apoyo parar tirar palante (si es que hace falta; tengamos en cuenta además que muchas letras clásicas de Engendro son de Avier Jálvarez, el bajista original, que es quien lo ha reflotado), pero a veces no puedo evitar ese tufo como a naftalina cuando asisto a la repetición de lo antiguo.

“La melomanía es una enfermedad crónica que padezco. Flamenco, jazz, rock de cualquier tipo, música “culta”, de cámara o sinfónica…”

¿De qué disco estás más orgulloso?
Difícil pregunta. Suelo decir que de Analfabada, ya que además es un disco que necesita un poco más de cariño, está a mi entender infravalorado por la gente que nos sigue. Nos quedó muy bien.

Tu dominio del lenguaje es total, tus juegos de palabras, tus palíndromos, lo que denota que eres una persona bastante culta, ¿cuáles son tus escritores o libros favoritos?
Gracias. Pues son típicos: Pérez Reverte, Kundera, García Márquez, Eduardo Mendoza, José Luis Sampedro, Saramago, Conrad, Dumas, Elvira Lindo, José Antonio Marina… no sé si soy culto o no, pero está visto que retengo bien el lenguaje, y asocio las cosas entre sí aunque no quiera, me viene de serie.

Según he podido leer, Eskorbuto es uno de tus grupos preferidos, ¿podrías citar algunos grupos que también te gusten?
En eso estaríamos horas, la melomanía es una enfermedad crónica que padezco. Flamenco, jazz, rock de cualquier tipo, música “culta” (vaya nombre) de cámara o sinfónica, vozarrones que no son de este mundo como los de Camarón, Sinatra, Tom Jones o Amy Winehouse… Le doy mucho a Slayer, al death metal, a la copla, al cante jondo. Lo mismo me tiro unos meses escuchando con lupa a Paco de Lucía que a Suffocation, Miles Davis, Saxon o Marifé de Triana. Ahora estoy escuchando a Anthrax, por ejemplo.

Has escrito dos libros, Dios es chiste y Diccionario Jeroglífico, ¿Qué tal van las ventas?¿ Podrías comentar de qué temas tratan los libros?
Dios es chiste salió al mercado gracias a Tucho, de la editorial barcelonesa Ven y te lo cuento. Él andaba buscando escritores que combinaran la crítica con el humor, y le pareció que yo encajaba, así que le pasé una recopilación de escritos breves que tenía ya hechos, en los que había humor absurdo, algo de prosa poética e incluso ensayo. Tras hacer una criba, ordenarlos, maquetarlo, etc, salió el libro al mercado, con sus presentaciones en la Casa del libro, el Corte Inglés y demás. Me llamó mucho la atención la manera en que de pronto me hacían caso en determinados programas de radio de mucha audiencia, cosa que con la música sólo he ido consiguiendo con cuentagotas. Parece que está mejor visto escribir que cantar lo que escribes.

El Diccionario jeroglífico lo saqué después por mi cuenta, tras tirarme tres años recopilando definiciones de coña que se me ocurrían. Está divertido, quedé contento con el resultado de este libro. Y del otro también. Los suelo vender en los conciertos o por correo, se venden con cuentagotas, pero el caso es que van circulando.

mamá ladillaHe leído en la web que das clases de guitarra vía skype y en la escuela de música de Collado Mediano ¿Desde cuando llevas dando las clases?
Desde los dieciocho años. Creía saber más de música de lo que sabía, así que fue un poco prematuro por mi parte. Tampoco tenía mucha idea de enseñar, pero bueno, por algo se empieza.

Además de tocar, dar clases, escribir libros, colaboras con la página El Karma teniendo tu propia sección Oreja a la Plancha, ¿Cómo surge la colaboración? ¿De dónde sacas el tiempo?
Surgió por amistad hace años. Primero con pseudónimo, y luego con una pequeña columna musical a mi nombre. En cuanto al tiempo, no te creas que me cuesta tanto. Si acaso me pesa un poco tener que decir algo cada mes. Es como con las canciones: si sé de qué voy a hablar, me resulta fácil rellenar, pero si no sé ni por dónde empezar, lo llevo claro.

En Dixlesia tocas la batería, ¿es algo que querías hacer desde hace tiempo?
Sí, es algo vocacional. Me supuso un subidón gigantesco dar el paso, atreverme. A eso sí que le debería dedicar más tiempo, como hice los primeros años, pero no se puede estar a todo…

No siempre se está  de buen humor, ¿Usas la composición de canciones o la escritura como vía de escape?
Sin duda. Es algo que me pide el cuerpo con furia, no puedo decir que no a la llamada.

¿Habrá Mamá Ladilla para muchos años?
Espero que sí. En cualquier caso no se me puede pedir el ritmo compositivo de antaño. Si se fuerza la máquina para atender a resultados, planes, fechas, etc, me pueden salir canciones que no den la talla (siempre dentro de mis posibilidades). Si quiero sacar lo mejor de mí necesito calma y que me dejen en paz, que ha sido mi mayor ilusión desde que nací.

“No atiendo mucho a la “mitología” de haber tocado con tal o cual gran grupo. Si me gustan, me voy a verlos cuando puedo y ya está.”

Seguro que tienes canciones guardadas en un cajón, ¿tienes pensado sacarlas en algún recopilatorio del grupo o como solista?
En principio las que están guardadas es porque no me han parecido suficientemente buenas, pero no suelen estar acabadas, se quedan mucho antes de la mitad. Procuro no gastar energía en algo que no va a ver la luz.

Has compartido escenario con gran variedad de grupos tanto en la península como fuera de ella, ¿hay algún grupo que te gustaría o hubiera gustado compartir escenario?
No atiendo mucho a la “mitología” de haber tocado con tal o cual gran grupo. Si me gustan, me voy a verlos cuando puedo y ya está, como público, que es lo que siempre he sido. Por ejemplo, he visto últimamente dos veces a mis amados Carcass, una de las cuales tuve pase de backstage y pude agobiarlos lo que quise (no lo hice). Disfruté más la vez que los vi desde abajo tan pancho. La gente con la que de verdad me gusta compartir escenario es la misma con la que te mueres de risa en el camerino o al ir a cenar por ahí. En eso es dificilísimo superar a los Gandules.

Agradeciéndote que aceptaras la entrevista, ¿quieres dejar un mensaje al público?
Nada más, muchas gracias a ti.

http://www.mamaladilla.com/