Archivo de la etiqueta: microfonos

Cómo elegir micrófonos para estudios de grabación

micrófonosSi estás interesado en micrófonos para estudios de grabación, este artículo seguro que te servirá de ayuda. Antes de nada tienes que entender que no existe el micrófono perfecto para estudios.

Un micrófono funcionará exactamente igual en un estudio que en la cocina de tu casa. Está claro que los resultados serán diferentes, y que debido a la sensibilidad, algunos no son aptos para actuaciones en directo.

Otro mito que tenemos que destruir es que hay micrófonos especiales para cada instrumento. No hay micrófonos para estudio de grabación especiales para guitarra, ni para baterías. Si el micrófono funciona correctamente, recogerá el sonido sin ningún problema. Puedes usar un micrófono “de guitarra” para la batería, y al revés. Lo único que importa es el sonido que quieres tener de cada instrumento, y para ello, no hay reglas. Puedes usarlo como mejor te parezca.

Sin tener en cuenta el presupuesto que quieras destinar a los micrófonos para estudio, mi consejo es que el Shure SM 57 no puede faltar de ninguna forma, y si tienes varios, mucho mejor. Yo he grabado con un Soundelux U99 y con un Royer R121, pero el Shure SM 57 se puede usar para cualquier instrumento, y su versatilidad es su cualidad más destacada. Estoy segura que en casi todos los Cds que has escuchado se ha utilizado al menos uno.

Aunque con el Shure se pueden grabar muchas cosas, es cierto que no sirve para todo. Lo que tienes que buscar en cualquiera de los micrófonos para estudio de grabación que existen en el mercado es el color que quieres recoger. Si eliges un micrófono incorrecto, tendrás que usar EQ posterior y seguramente nunca suene bien.

Como segundo micrófono podrás elegir de entre una amplia gama, y mi consejo es que sea completamente diferente al Shure SM 57. Podrías elegir un Technica AT 4050 Audio. Es genial para la voz, y consigue recoger un sonido “brillante”, y podría ser una buena pareja para tu otro micro, consiguiendo un color bastante agradable.

Está claro que cuantos más micros, menos usarás al mismo tiempo. Esto significa que si tienes 50, y los conoces perfectamente, elegirás los dos o tres que creas que te darán el sonido que buscas. El estilo de música a grabar será el que decida. Cuando tenemos sólo dos micrófonos, no hay opciones para elegir, y el sonido final de todas tus grabaciones serán muy semejantes. Una buena opción para el puesto de segundo micro es el AKG 414. Nuevos son un poco caros, pero quizás puedas conseguirlo de segunda mano.

Si necesitas micrófonos para estudio de grabación, nadie mejor que tú para elegir los dos imprescindibles. Elige que estilo de música vas a grabar más a menudo y confía en tu oído.

Tarjetas de sonido de un Home Studio. Consejos para músicos

tarjetas de sonidoEn anteriores artículos de LaCarne Magazine hemos hablado de casi todos los elementos imprescindibles en cuaquier home-studio, pero nos falta uno de los más importantes: Las tarjetas de sonido. Sin este elemento no podremos meter y sacar señales de audio en nuestro ordenador. Vamos a ver qué son y qué tipos existen.

Tarjetas de sonido

Siempre que hablemos en este apartado de tarjetas de sonido, nos estaremos refiriendo a tarjeta de sonido externa, o interna, pero no a la tarjeta de sonido integrada de nuestro PC o MAC. Es cierto que con éstas también se puede trabajar, pero la calidad y la flexibilidad difieren mucho de una tarjeta de sonido dedicada; por no hablar del tema de las latencias, las opciones de E/S (Entradas/Salidas), ruteos, etc…

Una tarjeta de sonido, por tanto, es un dispositivo que se encarga de la salida y la entrada de audio en nuestro ordenador, a través de un protocolo de comunicación que puede ser USB, Firewire, PCI, etc.. a través de un driver (controlador) normalmente propietario del propio fabricante.

Suelen disponer de numerosas E/S, potenciómetros y previos, así como de mezcladores vía software, que facilitan el trabajo con los diferentes secuenciadores y a la hora de monitorizar las señales.

La tarjeta se encarga de transformar nuestra señal analógica en digital, es decir, como se dice normalmente, en unos y ceros, a través de un convertidor analógico-digital (A/D) a la hora de meter señales en nuestro ordenador; y digital-analógico (D/A), a la hora de monitorizar señales o mezclas. Todas las tarjetas de sonido llevan este convertidor, a no ser que se emplee uno dedicado.

Además las tarjetas más caras y de más calidad, suelen llevar sistemas DSP que es el acrónimo de digital signal processor o lo que es lo mismo, procesador digital de señal. Este dispositivo se encarga de procesar gran parte de la información que maneja nuestra tarjeta de sonido, evitando así cargar de mucho trabajo nuestra CPU. Uno de los grandes problemas con los que solemos encontrarnos a la hora de trabajar con audio digital, es que las señales grabadas a mucha resolución contienen mucha información, y por ello suelen consumir bastantes recursos de nuestro ordenador.

Por eso se están imponiendo los sistemas DSP en las tarjetas de sonido. Para librar de gran parte del procesado a nuestras máquinas. Aunque estas cuestiones ya se van solventando gracias a los avances de la tecnología en el campo de la informática, ya que cada vez se hacen procesadores más potentes y rápidos.

Un claro ejemplo de sistemas DPS es ProTools, que en su versión HD (High Definition) emplea tarjetas PCI cargadas de DSP que se encargan de todo el procesado del secuenciador. Digamos que en estos sistemas, nuestra CPU prácticamente no se carga de trabajo, ya que para eso están estas tarjetas, que además nos permiten monitorizar a través de software sin apenas latencia.

Según el tipo de conexión que incorporan se pueden distinguir tres tipos fundamentalmente:

PCI  o PCIe

Son placas o circuitos integrados que se insertan en una ranura libre PCI o PCI Express de nuestro PC o MAC. Además suelen llevar un cable que va conectado a un módulo externo que es donde se hacen las conexiones. Este tipo de tarjetas suelen ser las elegidas en sistemas de sobremesa, ya que las latencias son mínimas con respecto a otros tipos, debido a la alta velocidad de transferencia de este protocolo, con respecto al USB o al Firewire. Un claro ejemplo de este tipo de sistema es el hardware que se emplea en los sistemas ProTools HD. En él encontramos las tarjetas que van insertadas en nuestro ordenador a través de PCI o PCIe; y a través de un cable conectamos el interface, que es como se llama comúnmente al aparato en el cual se hacen todas las conexiones (micrófonos, entradas de línea, etc…).

USB

Son tarjetas de sonido, normalmente de pequeño tamaño, que se conectan a nuestro ordenador simplemente a través de un cable estándar USB. Son la mejor opción para sistemas de grabación de pequeño tamaño como portátiles etc… Suelen tener pocas entradas, normalmente entre dos y cuatro. La ventaja de este tipo de tarjetas es que normalmente se alimentan a través del propio puerto USB con lo que nos ahorramos el tener que depender de una toma de corriente eléctrica para usarla.

Este tipo de configuración es idóneo por ejemplo si quieres realizar una grabación en tu local de ensayo o en un exterior, y no quieres depender de la corriente eléctrica. Solamente con tu portátil, tu tarjeta de sonido y un par de micrófonos, podrías afrontar la grabación de un ensayo de tu grupo, sin depender de ningún otro tipo de equipamiento externo.

Sin embargo, esta portabilidad tiene un precio, y es que la velocidad de transferencia de datos del USB es mucho más lento que el PCI, por lo que los tiempos de latencia se disparan mucho más. En este tipo de tarjetas se utiliza normalmente el estándar USB 1.1 con lo que la tasa de transferencia es de hasta 12 Mbps (1,5 MB/s); velocidad más que suficiente para transferir dos canales de entrada y dos de salida simultáneamente. Actualmente ya se está imponiendo el USB 2.0 y el más actual USB 3.0 que multiplican las velocidades del 1.1. Esperemos a ver como avanza la tecnología en este sentido.

Firewire

Son similares a las tarjetas USB pero el protocolo firewire es más rápido, con más ancho de banda y más estable que el USB (400 Mbit/s, 30 veces mayor que el USB 1.1 que tan solo tiene 12 Mbits/s). Esta velocidad en el caso del Firewire 400; ya que en la actualidad también existe el Firewire 800 que casi duplica esa velocidad.

Suelen tener muchos más canales de E/S con lo que manejan muchos más datos que las tarjetas USB de dos y cuatro canales. Normalmente las grandes marcas suelen construir sus tarjetas externas, y de mejor calidad, con firewire en vez de USB por este motivo.

Ahora bien, elegir uno u otro protocolo dependerá de nuestra preferencia personal, gusto o conectividad de nuestro ordenador que no siempre dispone de puertos firewire.

Sea cual sea nuestra elección, USB, Firewire o PCI; con cualquiera de estas tarjetas, nos aseguraremos de que nuestras grabaciones tendrán un mínimo de calidad. Todo ello dependerá de nuestro presupuesto, de la conectividad de nuestro ordenador y de nuestras preferencias personales a la hora de elegir una u otra.

Previos para un Home Studio. Consejos para músicos

home studioEn el artículo anterior vimos de forma muy superficial qué eran los micrófonos y cuáles eran sus tipos y características principales.

En esta nueva entrega vamos a hablar del siguiente eslabón en la cadena de audio, obviando los cables y conectores, que veremos en una entrega aparte: el previo.

Previos para un Home Studio

Un previo de micro es un dispositivo que se encarga de adecuar el nivel de la señal procedente de un micrófono (u otros elementos) al nivel de trabajo de otros equipos, como puede ser una mesa de mezclas, un conversor AD, un ecualizador, un compresor, etc…

La señal que produce un micrófono tiene un nivel demasiado pequeño para poder trabajar con él, por eso necesita una amplificación previa a su grabación o procesado; necesita tener nivel de línea. Normalmente esta amplificación puede variar entre +30 y +60 dB. Al ser éste un cambio tan drástico en el volumen de la señal, se imprime en el sonido un “color” característico, que depende de la electrónica usada para amplificar.

La circuitería interna del previo interactúa con la señal proveniente del micro, y aspectos como la impedancia, válvulas, transistores, etc… pueden conferir a este elemento un “color” u otro. Este “color” no siempre es agradable para todos los oídos y hay quien prefiere que el previo refleje lo más fielmente posible lo que el micrófono está captando. Dependiendo del tipo de circuito que integre el previo tendremos ese “color” o esa “transparencia”. Podemos así clasificar así los previos en dos tipos principales: a válvulas y a transistores.

¿Cuáles son mejores? Todo depende de lo que se busque. En principio si el previo está bien construido, es de calidad y tiene una buena relación señal-ruido, tanto si es de válvulas como de transistores (también llamado de estado sólido) debería amplificar nuestra señal de micro adecuadamente y con buenos resultados.

En general los previos a válvulas suelen generar, a niveles altos de amplificación, unos armónicos pares que suelen ser bastante agradables al oído. Estos armónicos suelen dar una sensación de “calidez”, que es buscada intencionadamente para según que instrumentos o voces.

En cambio a altos niveles de amplificación, los previos a transistores, no producen estos tipos de armónicos pares, si no que son impares, y se perciben generalmente como menos agradables al oído.

Contestando a la pregunta anteriormente formulada debo decir que dependiendo de lo que se busque, elegiremos uno u otro previo. Si necesitamos carácter y “color” en alguna de nuestras pistas, o simplemente nos gustan esos armónicos o “color” que produce, elegiremos el previo a válvulas. En cambio si queremos transparencia y la máxima fidelidad al sonido original, elegiremos transistores o estado sólido.

Entre los controles de un previo de micro encontraremos siempre un control de ganancia, que en su forma más sencilla será un potenciómetro de recorrido continuo, que puede tener marcas indicando los decibelios de amplificación (o puede ser más sencillo aún con marcas que vayan de 1 a 10).

Otra forma de controlar la ganancia es con dos potenciómetros: el primero es similar al que acabamos de conocer, y el segundo es un simple atenuador, normalmente con un recorrido que va de -∞ a 0 dB o hasta +6 dB en algunos casos. También pueden tener recorrido simétrico alrededor de 0dB, llegando por ejemplo a +6 dB y -6 dB. Cuando se usan dos potenciómetros es muy común que el primero no sea de recorrido continuo, sino que ofrezca solo unos cuantos pasos con ganancias prefijadas (y normalmente indicadas), de forma que con el segundo potenciómetro se pueda acceder a los puntos intermedios.

Los previos de micro también incluyen un circuito de alimentación fantasma (Phantom) que permite enviar +48 V de corriente continua para los micrófonos de condensador. También es normal encontrar un filtro pasa altos (HPF) destinado a evitar que golpes de aire molesten con un exceso de nivel o de graves.

Es normal que éste filtro tenga una pendiente y una frecuencia de corte fijas, aunque hay muchos modelos donde se puede variar la frecuencia de corte (cosa que aumenta la versatilidad del filtro). Otro control casi obligatorio es un interruptor para invertir la fase o la polaridad de la señal, muy útil en la grabación de tomas multi-microfónicas, donde la relación de fase entre los micros puede ser un problema.

La entrada de los previos es en XLR, y la salida de línea puede ser también en XLR o en jack balanceado. Es muy común que un previo de micro incluya también un circuito de inyección directa (DI) que se suele encontrar en las cajas de inyección.

Además de todas estas características y dependiendo de la calidad y el precio del previo, también podemos encontrar otros controles. También podemos encontrar un PAD para atenuar señales que tengan mucha ganancia de entrada. Los previos más completos suelen tener también tres tipos de entrada: micro, línea e instrumento. Además podemos encontrar previos con ecualizador y con compresor. Incluso existen en el mercado algunos con de-esser o limitador. Estos tipos de previos suelen llamarse comúnmente canales de grabación.

¿Qué es necesario en un Home Studio? Micrófonos

micrófonosEn este artículo vamos a comenzar a hablar de los equipos necesarios e imprescindibles en un home studio. Después de ver de forma muy superficial qué es el sonido y cuáles son sus características, vamos a pasar a explicar cuales son los equipos necesarios en cualquier estudio para que nuestras grabaciones lleguen a buen puerto.

Comenzaremos con el primer eslabón de la cadena en todo sistema de grabación: Los micrófonos. Además de ver qué es un micrófono, veremos cuales son los diferentes tipos que hay, y sus principales características.

Micrófonos

Un micrófono es un dispositivo capaz de convertir la energía acústica en energía eléctrica. El valor de la tensión de la energía eléctrica es proporcional a la presión ejercida en el micrófono en forma de energía acústica. Es decir, cuanto más alto se cante frente a un micrófono, mayor será la tensión eléctrica generada por el mismo; por lo tanto se mantiene una proporcionalidad entre las magnitudes de las energías, la que actúa (acústica) y la que resulta (eléctrica).

Todo micrófono está provisto de un transductor, que es un dispositivo capaz de convertir una energía en otra. Existen diferentes tipos de transductor diferentes para cada tipo de micrófono. Además existen muchos tipos de micrófonos, pero nosotros en esta sección vamos a ver los más habituales en los home studios.

Micrófonos dinámicos

micrófonosTambién pueden encontrarse con el nombre de bobina móvil, aunque lo habitual es llamarlos dinámicos. Se basan en una pieza magnética que crea un campo magnético permanente y un diafragma pequeño y ligero en el que va montado o acoplado una bobina de cable. La energía acústica, manifestada como presión cambiante, mueve el diafragma y en la bobina adosada, que esta inmersa en un campo magnético, se crea una diferencia de potencial eléctrico (voltaje) en sus extremos.

El movimiento de la bobina, en el interior de un campo magnético, hace que en los bornes de la misma se produzca una variación de la tensión proporcional a la aceleración: si el diafragma se desplaza lentamente la tensión generada será pequeña, si el diafragma se desplaza rápidamente, la tensión será mayor.

Estos micrófonos son los más utilizados en actuaciones en directo debido a su robustez, durabilidad y precio económico. Son imprescindibles en cualquier home studio.

Micrófonos de condensador

micrófonosConsisten en dos placas metálicas paralelas separadas por un pequeño espacio. La placa frontal suele ser de plástico metalizado y hace de diafragma. Es ligera para poder ser movida por la presión acústica. La placa trasera está fija. Estas dos placas juntas forman un condensador.

Un condensador es un componente capaz de almacenar energía eléctrica. Al ser movida la placa frontal por acción de la energía acústica, la capacidad del condensador varía, produciendo una variación de la tensión en función de la señal acústica. La señal de salida es muy pequeña y la salida del condensador es de muy alta impedancia por lo que necesitan de un pre-amplificador.

El pre-amplificador es un circuito electrónico que aumenta los valores de la señal eléctrica que produce el condensador (amplifica) y que adapta la impedancia de salida del condensador a valores más manejables. Debido a que los condensadores de estos micrófonos necesitan una tensión de polarización, y que los pre-amplificadores necesitan una tensión de alimentación, los micrófonos de condensador tienen una fuente de alimentación llamada fantasma o “phantom“.

En otros casos, el cuerpo del micrófono incorpora las baterías o es la mesa de mezclas a la que va conectado la que proporciona esta tensión. La tensión de alimentación es una tensión continua, normalmente de 48 voltios, que se transmite por el mismo cable por el que el micrófono transmite la señal de audio. La señal de audio es variante y la de alimentación continua, por lo que no interfieren y se separan mediante un simple transformador.

Este tipo de micrófonos suelen utilizarse principalmente en estudio debido a su tamaño, manejabilidad y extrema sensibilidad frente a acoples. Suelen ser, por lo general, mucho más caros que los micrófonos dinámicos.

Para completar un poco más tu Home Studio quizás puede interesarte también nuestro artículo Tarjetas de sonido de un Home Studio.