Archivo de la etiqueta: Black Metal

Las Chitijuntuchas, forjando nuevas leyendas de la música

chitijuntuchaLas Chitijuntuchas, forjando las nuevas leyendas de la música

La primera ChitiJuntucha empezaba el primer sábado de abril en la zona que vio nacer el festival, Alto Obrajes, exactamente en el parque del ingeniero en la Ciudad de La Paz, mostrando un evento abierto al público con espíritu inclusivo en un soleado día a las diez de la mañana.

Ver ahora!Descargar ahora!

Dado que la Juntucha se nutre de conciertos previos llamados ChitiJuntuchas (pequeñas juntadas, por traducir algo), o sea, festivales relámpago que abren sus escenarios a músicos noveles. Se esperan cada semana entre 2 y 3 eventos en diferentes categorías, en un recorrido por la urbe y sus espacios, ya sean parques, discotecas o plazas.

Este 2016, por las tarimas de las Chitijuntuchas han pasado bandas que ya tienen producciones discográficas, así como Mortsure o Anarkotizados, Reverdecer y otros, mientras algunos como Fyse, Alter Ego o Sangre Hirviendo se hacen un lugar para posicionar su arte de a poco. Es una vitrina impresionante y un apoyo.

Con 263 bandas inscritas en las categorías de Alternativo, Thrash, Black Metal, Punk, y Hard Core, se esperan muchas semanas de Chitijuntuchas cargadas de energía. Pero esto ya llega a su fin, en parte ya que algunas categorías ya tienen finalistas, mientras otras siguen en competencia, pero, como afirma José Juntucha, estos puntajes y ganadores no son relevantes, todas las bandas tienen un increíble nivel, no es un concurso, es una clasificación para participar del festival principal, La Juntucha.

Asimismo, José comenta que es muy difícil que los boliches (locales) de música abran sus puertas al rock, e incluso es otro tanto difícil ubicar espacio disponible para la categoría Thrash, aún sin motivo aparente (la revista cree que porque hacen mucha revuelta), empero José. Recalca  además que los lugares que acceden a las ChitiJuntuchas quedan maravillados.

Ya sea por la afluencia que lleva la Juntucha, o por la energía que llevan los jóvenes a donde van, hay espacios que se comprometen a acoger más fechas para las Chitijuntuchas, es el caso de HardRock Café y La manzana 2.

chitijuntucha Las plazas además pueden ser tomadas los sábados por la música, deslumbrando y ganando nuevos adeptos al rock local, que a veces llegan a las plazas viendo una feria y buscando artesanías, y terminan viviendo conciertos íntegros y sacándose fotos con los invitados.

Gracias al internet se ha implementado una nueva categoría para bandas que desean hacer conocer su material, produciéndose una ChitiJuntucha Online por primer año, y con perspectivas a llevar la iniciativa hasta niveles internacionales para próximas ediciones. Estas conexiones se realizan los domingos con la presencia de los músicos invitados y jurado en vivo, que escucha atentamente cada producción, nominando incluso una canción ganadora.

Las ChitiJuntuchas Online reciben el material en la semana para diferentes categorías, y se ha encontrado con audios que al parecer han sido grabados incluso con smartphones. Es una experiencia fascinante escuchar la energía que transmiten y la voluntad en las canciones, todo con jurados como los jóvenes radialistas Rock Melody, además de algunos organizadores como Silvio, Manu y Carlos.

LaCarne Magazine se ha involucrado de a poco en el festival para conocer a los jóvenes talentos, sus inquietudes, motivaciones, todo por lo que late el corazón de las futuras promesas de la música nacional. Y se ha encontrado con bandas que, aparte de que aman lo que hacen, sus integrantes son soñadores y libres.

Estamos en Junio, y el recorrido del festival es todavía largo. LaCarne sigue el camino con los convencidos que la movida va creciendo, y la fuerza de escuchar música en vivo es mejor que ir a una discoteca a escuchar música grabada. Creemos que se vienen nuevas leyendas de la música. Gracias por estar aquí para ver nacer cada año algo nuevo.

https://www.facebook.com/JUNTUCHA

La C.R.P. Comunidad Rockera Paceña

La C.R.P.La C.R.P. (Comunidad Rockera Paceña), una retrospectiva a la escena underground del rock de la ciudad de La Paz.

Ver ahora!Descargar ahora!

Mediados del 2003… Son aquellos tiempos duros para géneros “Iconos” y “Puristas” del Rock. Géneros como el Heavy Metal, Black Metal, Death Metal, y un largo etcétera de “Metales”, se veían obstaculizados nuevamente por la mentalidad cerrada y “cuadrada” de sus adeptos, dando paso a los emprendimientos contemporáneos de la época: el Rapcore y/o Nü Metal, (confundido para entonces con el género Hardcore), el “Neo” – “Emo” – “Happy” – “Kinder” Punk, y géneros de Rock alternativo que fusionaban desde los estilos Grunge, con el Death y Thrash, hasta el surgimiento del Screamo. Fueron la bandera que ondeaban aquellos “nuevos rockers” que aparecían en números cada vez más grandes por las calles de la ciudad de La Paz.

Algo miedosos y timoratos, una escena con muy poca moral poco a poco iba tomando cuerpo, pues no solo sentían las miradas acusadoras de las escenas rockeras tradicionales, sino el aplastante y violento surgimiento de pandillas “Rockerofóbicas”, que atentaban contra estos chicos de no más de 17 años de edad, y que desafortunadamente andaban en pequeños grupos de no más de 3 integrantes.

Pues sí, era difícil mantener la postura ante la sociedad, ante la familia, los amigos de colegio y/o universidad. Hacía falta unidad, hacía falta un grupo donde sentirse agusto, donde no exista abuso por parte de los demás y donde ser diferente sea la base de la igualdad.

Es aquí donde un par de “Inadaptados” decidieron, junto a algunos amigos más, conformar la primera alianza rockera. Teniendo un nulo conocimiento ideológico, por puro corazón y buenas intenciones, surge la Comunidad Rockera Paceña (C.R.P.) que, como dice su nombre, era un espacio donde absolutamente todos, en comunidad, podían compartir ideas, música, arte, sentimientos como ser: alegrías y penas.

Es así que ese 2003 y 2004 se vieron teñidos de Rock, donde se formaron nuevos grupos musicales, se publicaron 2 números del fanzine “C.R.P.”, donde se trató de informar acerca de la Comunidad, se realizaba 1 reunión semanal con una asistencia de hasta 70 miembros (en su apogeo), se creó un fondo económico para la realización de conciertos, se repartían tareas de difusión entre los individuos más comprometidos, pero, como toda “unidad por unidad”, en algún momento (más temprano que tarde) tuvo que fracasar por causas absurdas y hasta ridículas.

Así, donde existió unidad y diversidad, empezó a primar la compatibilidad de géneros, de ideologías, de gustos, de hobbies, de vicios, etc., pues existían quienes querían llevar la comunidad a un plano diferente, darle algún sentido político; había quienes querían que siguiera siendo un espacio de encuentro y diversión; también había a quienes les daba igual todo, quienes entraban y quienes salían, quienes solo criticaban y quienes construían.

La verdad es que nadie sabía lo que pasaría, nadie podía medir qué resultado obtendría de todo esto, nadie pudo preverlo, pero, si algo es seguro, es que muchos quedaron más que conformes con lo que la C.R.P. contribuyó al Rock en la ciudad de La Paz, pues, para todos aquellos que fueron parte de este proceso, nos queda la experiencia de una increíble asociación, que diversificó y potenció diferentes corrientes culturales y contraculturales del Underground, asociado al Rock en todas sus formas y matices.

Desde aquellos gloriosos días en los que una gigantesca plaza del barrio de la zona de Sopocachi, en La Paz, quedaba absolutamente pequeña para el creciente número de rockeros, hasta el día en el que apenas aparecían no más de 5 ó 6 personas a cada reunión quienes fuimos testigos y contemporáneos somos conscientes de que quedaron plasmados, en el corazón de aquellos fundadores, la idea de que, para bien o para mal, pocos pudieron hacer mucho, consiguieron su lugar, se ganaron el respeto, lograron establecer una vanguardia que las escenas “subterráneas” que algo tienen que ver con el Rock heredan hoy en día: aquel ímpetu de una de las más interesantes iniciativas que se dieron a más de 3.600 metros sobre el nivel del mar, puesto que éste fue el final de una etapa que dio inicio a nuevas corrientes que, hasta el día de hoy, siguen trascendiendo, y quizás ignorando cómo fue que todo esto comenzó.

HATE S.A. El Metal que arrasa Bolivia

Hate

HATE S.A.: “Nacimos para hacer música”

La banda Metal con más trayectoria en bolivia, Hate S.A., concedió una entrevista a LaCarne Magazine.

Ver ahora!Descargar ahora!

¿Cuánto tiempo tiene de trayectoria HATE y cómo definen su género?
Hacemos thrash groove metal. Tenemos aproximadamente 22 años, empezó a finales del 94. Desde muy jóvenes empezamos con Bladi (ex vocalista), cuando aún estábamos en colegio.

¿Quiénes integran HATE?
Grover Ocampo en la batería, Raúl del Villar (Tulul) en la voz, Diego Ponce en el bajo, y Ricardo Larrazábal (Puntos) en la guitarra.

¿Cómo definen la personalidad de cada integrante de HATE y la compatibilidad que existe entre ustedes?
Todos somos muy buenas personas. Es básico en una banda que te lleves bien con todos. Obviamente, siempre hay desacuerdos pero nunca llegaron a peleas. Es difícil muchas veces ponerse de acuerdo entre dos personas, imagínate cuatro.

Grover, es una persona muy dedicada a la música y es bastante disciplinado; Tulul es el divertido; Diego, nuestro bajista, tiene 19 años, es el más calladito de la banda y toca muy bien; Puntos, él es la parte fundamental de HATE, es el motor. Él es quien nos recuerda que la disciplina es fundamental.

¿Por qué es HATE S.A.?
Estábamos buscando un nombre potente, que exprese la música que hacíamos en esa época y ahora. Así nació el nombre de HATE, por el estilo, es música agresiva.

Pusimos S.A. por Sudamérica… es que son bastantes bandas que están con el nombre de HATE, entonces cuando conseguimos un contrato con una marca de amplificadores nos dijeron que había que diferenciar para evitar confusiones.

¿Cuáles son los referentes musicales de la banda?
Nuestras influencias son variadas. Escuchamos todo tipo de música, desde el heavy clásico, alternativo, grunge… bandas como Héroes del Silencio, Pantera,  Sepultura, Slayer, Black Sabath, el Black Metal también… al baterista le gusta lo progresivo. Al vocalista le gusta el rock and roll, AC/DC, Motorhead y Death Metal; el bajista escucha Thrash de la nueva… es una buena conjunción, cada cual aporta con sus géneros preferidos.

“Como todas las bandas, empezamos sólo queriendo hacer música, no sabíamos dónde podíamos llegar.”

¿Con qué objetivo nace HATE?
Como todas las bandas, empezamos sólo queriendo hacer música, no sabíamos dónde podíamos llegar. La cosa se puso más seria… se volvió nuestra profesión, gracias a eso Puntos estudió música, se metió de lleno… empezamos tocando punk, alternativo y thrash…. Sacábamos a Nirvana, Sex Pistols, Judas… toda una mezcla, estábamos buscando nuestro horizonte.

Desde el inicio de la banda, ¿cúanto evolucionó en cuanto a integrantes?
Hemos cambiado bastantes integrantes, sobre todo bateristas. Grover es el cuarto, pero ésta es la primera vez que cambiamos de vocalista, y eso significó incluir a un nuevo bajista.

HATE antes era famoso por el “trío”, pues empezó sólo con tres integrantes. El único que queda de los fundadores es Puntos, de hecho él fue quien convocó a Bladi (ex vocalista y co-fundador) para formar HATE.

HateTulul, cuéntame tu experiencia como nuevo integrante de HATE
Puntos me contó que Blady se había ido, y que quería que formara parte de la banda. Ya antes me había dicho algo, pero nada serio… la probabilidad era casi nula. A mí siempre me gustó el rock, pero no era muy disciplinado. Entonces tuve que ir a la casa de Puntos a aprenderme las canciones, sin olvidar que ésta no es como otra de las bandas que tuve. HATE es HATE, y yo tenía que compatibilizar con su vieja estructura para renovar y fusionarlo con mi estilo.

Me gusta que sea una banda donde cada uno se preocupe en su propio sonido para después fusionar todo. Yo pienso dar todo mi empeño y fuerza, no pienso fallar.

Es una experiencia de disciplina y trabajo. Es el fruto de un trabajo arduo. Me gusta saber que creamos cultura del rock, saber que dejamos los excesos y que podemos tocar en otros escenarios, que las autoridades no tengan miedo de poner metal en las calles. Señores, no olviden que los metaleros somos personas muy buenas y amables.

¿Quién compone las canciones? ¿Hay alguna temática específica en la que se basan?
La mayoría de las letras casi siempre las compuso Puntos, letra y melodía. Bueno, siempre trabajando  con el baterista, como en Prevalecer, que es el último disco, trabajó con Grover.

En las letras tenemos de todo, tratamos de no abarcar muchos temas políticos, aunque sí lo hicimos en República de Odio, no con la intención de tomar partido, sólo para dar nuestra opinión, Los temas giran en torno a nuestras vivencias cotidianas, y también a veces a vivencias personales. Protestamos contra las religiones, cuestiones sociales y esas cosas.

¿Cuáles fueron sus presentaciones más importantes?
Es difícil. En 20 años tuvimos varios conciertos… puede ser una Juntucha que se hizo en el estadio. Estaba repleto y era gratuito. Otra presentación importante puede ser cuando abrimos el concierto de Rata Blanca la primera vez que llegó…, eran más de ocho mil personas.

“Estamos ansiosos de ver cómo va salir este disco porque es algo diferente, es más agresivo.”

En cuanto a la producción ejecutiva, ¿son independientes?
Sí, todo sale de nosotros. Somos independientes. Trabajamos como sello también. Para el primer disco tuvimos que sacar un préstamo del banco para poder grabar y sacar los discos. Funcionó bien, y a partir de ahí ha ido corriendo todo bien. Ya podemos darnos el lujo de sacar los discos nosotros mismos con nuestro propio respaldo.

¿Cuáles son los discos que sacaron hasta el momento?
1. Heart beat machine
2. Anagramas
3. Republica de odio
4. Ángel oscuro
5. Hate en vivo
6. Pandemonium
7. Legado de odio
8. La sangre del tiempo
9. Prevalecer, que lanzamos este 18 de marzo.

El primero tiene en su mayoría canciones en inglés. Desde el segundo todo es en castellano. Antes de estos, ya habíamos sacado unas cuantos demos.

Hate ¿Qué me pueden decir del último disco Prevalecer?
Es un disco muy profesional. Las letras se inspiran en muchos factores, como el control de las élites sobre la gente, la manipulación de las religiones, que las máquinas dominarán al hombre algún día… es decir, manejamos temas cotidianos, tratando de profundizarlos… es el mejor trabajo de HATE hasta ahora. Estamos ansiosos de ver cómo va salir este disco porque es algo diferente, es más agresivo, tiene un enfoque más Death, y hay nuevos integrantes y, por ende, suena diferente.

¿Cómo definen la aceptación del público nacional?
Hasta ahora todo ha estado muy bien. Hemos ido creciendo. Para ser una banda de Metal hemos llenado bastante. Podemos darnos el lujo de tocar en lugares donde muchas veces a otras bandas de Metal no se les ha permitido. Esto ha sido en base a que hemos ido ganando terreno.

Más allá del género musical, ¿qué bandas son sus favoritas dentro del territorio nacional?
Oil, nos parece que tiene un gran futuro, fueron a tocar en ocasiones a europa. Octavia también tiene mucho profesionalismo, es una banda muy sólida. De las nuevas, Azotador, que para ser tan jóvenes son muy capos; Black Jack, es una gran banda, su vocalista hace su presentación maravillosamente, es uno de esos cantantes que ya casi no existen; Gonzalo Gómez es un gran guitarrista y cantante; Wara también es una fusión rock y folclore, es muy lindo de escuchar.

¿Qué es lo que consideran que detiene el progreso de las bandas de rock en bolivia?
Son dos cosas. Primero, son los tributos, porque además de ser dinero fácil, no requiere tanto trabajo. Lastimosamente la gente sigue asistiendo.

“La mejor escuela es la experiencia y el amor por la música que haces.”

En segundo lugar, es difícil dedicarse a cualquier tipo de arte, pintura, música, danza. Entonces si quieres dedicarte al arte, debes hacer una actividad paralela y eso hace que no le puedas dar la seriedad que se merece, y además la gente no reconoce estas actividades.

La pregunta clásica es “Haces música y ¿qué más?”. Y no se dan cuenta del trabajo que significa ser músico. Es el mismo trabajo que se necesita para ser ingeniero. ¿No es cierto? Igual son 8 años para salir del conservatorio, igual que medicina. De todas formas, la mejor escuela es la experiencia y el amor por la música que haces.

Por otro lado, no estamos en condiciones suficientes en nuestro país para hacer arte. No hay lugares, ni incentivo para que alguien sea artista.

Hate¿Qué consejos les darían a las bandas nuevas?
Que se dediquen a ensayar, que dediquen bastante tiempo a esto… HATE ensaya 4 días a la semana, y eso permite que uno mejore bastante, eso a su vez da lugar a más tocadas, y eso a más aceptación del público. Esa es la clave. Hay que tomárselo en serio.

Y algo muy importante es que sepan que uno nunca terminará de mejorar. Si crees que eres perfecto en lo que haces, sólo te perjudica. Tienes que practicar.

¿Qué opinan de LaCarne Magazine?
Es excelente recibir apoyo más allá de nuestras fronteras. Cada espacio es invaluable y esperamos que sigan apoyando a las bandas y fomentando este maravilloso amor por la música.

Muchas gracias por la entrevista. Fue un placer.
Gracias a ti y a LaCarne Magazine por el espacio.

https://www.facebook.com/hatebolivia