Archivo de la etiqueta: Anarkotizados

El Panorama Musical de Bolivia 2016

Bolivia

La escena musical de Bolivia, más viva que nunca

Bolivia cumple este 6 de agosto 191 años de su creación, hecho que celebramos a lo largo del país fervorosamente con actos cívicos que necesariamente son amenizados con música.

Ver ahora!Descargar ahora!

En LaCarne Magazine queremos conocer, después de casi 2 siglos, cómo se encuentra el panorama musical nacional para saber qué es lo que se está formando dentro de nuestras fronteras y hacia dónde nos dirigimos como industria musical con identidad propia.

Según la página del Ministerio de Culturas, Bolivia tiene registrados más de 3 mil artistas musicales, mientras registra 933 registros colectivos (bandas), de las cuales 400 pertenecen a la categoría de Música Popular contemporánea, pero sabemos que muchos otros no desean registrarse por diversas razones. Hay una amplia y creciente población musical que es predominada por el eje troncal de La Paz, Cochabamba y Santa Cruz.

Es por eso que este mes nos dedicamos a preguntar a 6 bandas musicales, unas emergentes y otras no tanto, 2 cantantes y 3 managers/productores acerca de cuál es el panorama musical que viven día a día desde sus perspectivas, les pedimos identificar las falencias en la industria musical hasta el sentimiento de trabajar en Bolivia dentro de los espacios musicales.

ENLACES DE GRUPOS Y PROFESIONALES PARTICIPANTES

Astronauta Suburbano (Cochabamba)
Doble A (Santa Cruz)
Alcohólika (La Paz)
Ponchos MC  (La Paz)
Polo Dread (Chuquisaca)
Anarkotizados (La Paz)
Rabia Punk (La Paz)
Plika (La Paz)
Andrea Cisneros (manager productora)
María Fernanda Antuña (Manager Productora)
“Tucho” Rojas (Manager Productor)

Tendrás que llegar al final de este extenso estudio para entender un poco las respuestas de los actores que viven en la escena musical de Bolivia. Y no cabe duda que una palabra clave para resaltar es TRABAJO. Todo músico, productor o cantante sabe que nada “cae del cielo”, cada paso que dan dentro del mundo de la música es una inversión, pero no están solos porque hay muchos productores que también hacen un esfuerzo por promocionar y dar a conocer la identidad y el estilo único que tiene este país.

Llamamos a las instituciones nacionales a promover y velar por los artistas que se sacrifican por llevar un mensaje en su música. Agradecemos a los músicos y gestores musicales que se tomaron el tiempo en responder a nuestras preguntas, y aunque nos faltaron muchos más para entrevistar, lo haremos de seguro en una siguiente edición, porque aún hay muchos talentos emergentes y ya establecidos que merecen ser escuchados.

Trabajemos por la escena local porque estos años se forjan nuevas leyendas nacionales. Podemos verlos empezando en los pequeños locales, los festivales autogestionados, las ferias vecinales y dominicales. Asistamos a escuchar las voces, a llenarnos de energía todos juntos, podemos lograr un movimiento cultural que tenga repercusión mundial. Apoyándonos en las nuevas tecnologías ya no existen fronteras.

Desde Bolivia para el mundo, la unión es la Fuerza.

Crónico

Bolivia

¿QUÉ CREES QUE FALTA EN EL PANORAMA MUSICAL DE BOLIVIA?

Acoholika: Si bien existe la ley 1322 de Derechos de Autor, el Estado no hace cumplir y menos garantiza los derechos de propiedad intelectual. Un claro ejemplo es “la piratería”.

Existe una sanción para ese delito, pero ya se ha vuelto parte de nuestros usos y costumbres comprar cds piratas.

Ese es el primer problema con el cual un músico va a tropezar. Respondiendo a la pregunta, lo que falta al panorama musical de Bolivia es que el Estado nos garantice el cumplimiento de las leyes que existen, que la sociedad se interiorice y sepa que debe pagar por derechos de autor a Sobodaycom.

Plika: Más allá de pedir a los medios masivos el apoyo constante y más programas, entre otros espacios que nos permitan mostrarnos.

Falta apoyo interno, las roscas es lo que mata el panorama musical boliviano. Darse una mano sincera entre bandas sería lo ideal.

Maria Fernanda Antuña: Hace falta identificar quiénes son los actores y circuitos que intervienen en los distintos eslabones de la cadena de la escena musical.

Uno de ellos es el circuito de producción, donde intervienen no sólo la banda, sino productores musicales, ingenieros de sonido,  y productores de campo, entre otros especialistas. Se debe propiciar espacios de profesionalización para todos: músicos, productores e ingenieros encargados, ya que en Bolivia no existe posibilidad de formación en estos campos.

Otra parte de la cadena es el diseño, distribución, marketing y comercialización del proyecto musical. Esto va más allá de la calidad del CD final, y tiene que ver con la puesta en escena de las bandas. No solo tienes que sonar bien en el disco, tienes que sonar bien en vivo. Los artistas a nivel mundial dejaron de vivir de la venta de discos, y lo hacen de la venta de espectáculos y de conciertos. Falta crear espacios, circuitos y mercados nacionales e internacionales. Es necesaria la implementación de políticas estratégicas que permitan posicionarnos como país con oferta cultural de alto nivel, profesional y competitiva.

Anarkotizados: Creemos que falta un poco de identidad propia en nuestras escenas (todas), nos falta apoyo a lo original y propio.

Generalmente se ofrecen espacios a aquellas bandas que hacen covers por una cuestión de vender más.

También a nuestro parecer falta un poco de cuestionamiento interno, hacia nuestra sociedad, cultura, incluso nuestras propias escenas urbanas.

Andrea Cisneros: Lo que falta creo que es el creer en sí mismos, el apostar a que pueden lograrlo, porque sí pueden hacerlo y vivir de la música, en el que tienes que solventarte porque en todo caso es una inversión tanto personal como económica, para que tú salgas adelante, y creo que eso es el centro de todo, y no sólo dentro del panorama musical, pero el que digamos “falta apoyo”…, creo que no falta, creo que lo que falta es mucho empeño, que las bandas crean y vean porque si tú no te la crees, nadie te la cree. ¿no es cierto? Pero realmente tienes que hacerlo bien, tienes que entrar dentro de un mercado competitivo.

Si bien no tenemos una ley de culturas, eso es lo que falta, apoyar a que se dé una ley de culturas para que tengamos un presupuesto anual, y alguien que siempre vea por nosotros en el momento en el que estamos valiendo por lo que estamos haciendo.

¿PIENSAS QUE EL MÚSICO DE BOLIVIA ES REACIO A TRABAJAR CON UN PRODUCTOR MUSICAL?

boliviaCreo que ven al productor innecesario, esperando que salga su música a la luz y que las cosas grandes lleguen como por arte de magia, cuando se debe buscar que el trabajo además sea un éxito. Y es lo que hace un productor, que tu música salga a la luz de la mejor manera posible y dar a conocer el trabajo. En cambio, un artista se dedica más en la parte musical porque cuando quieren hacer ambas cosas los resultados no son los esperados.

Hay bandas que tienen ganas, pero no saben por dónde empezar, buscan espacios y esperan que un cazador de talentos les toque la puerta, cuando hay que buscar, no sólo a uno sino entre muchos, buscar a alguien con quien se sientan cómodos y trabajar con esa esencia.

Polo Dread: Pienso que el músico boliviano muchas veces no tiene los medios económicos para trabajar con un productor musical. Y muchas veces prefiere hacerlo por sus propios medios, intentando sacar lo mejor que puede su obra.

Astronauta Suburbano: Tal vez porque no hay muchos productores en el país, pero más que todo porque no tenemos industria musical. Casi la gran mayoría lo hace de manera artesanal.

Eso no está mal, pero si quieren estar en el mainstream y sonar pro, lo mejor es trabajar con productor y todo un plan estratégico.

Y el factor económico también es una gran limitación.

María Fernanda Antuña: No sé si es reacio o no, pero de lo que sí estoy segura es que la mayoría de artistas y músicos emergentes e intermedios no conocen cuál es el trabajo y el aporte de trabajar con un equipo de personas, menos en cómo un productor musical puede fortalecer el proyecto.

En mi experiencia con bandas emergentes, grabar un disco es una odisea para cualquier banda nueva, es decir, lo fundamental para ellos es conseguir los recursos para grabar (según cómo ensayaron en sus garajes y según lo que ellos consideran que suena bien) en un estudio medianamente bueno o autograbarse, mezclarse, masterizarse y listo, ponerlo en los pocos programas radiales que quedan. Pensar en contratar un equipo de personas que asesoren todo este proceso es imposible.

Quienes tienen la posibilidad de hacerlo, en los últimos años, están tomando la decisión de sí apoyarse en una persona que tenga las características de un productor musical y que pueda aportar a la construcción musical del proyecto. Porque eso es un productor musical: quien asesora, dirige y hasta crea el lineamiento musical que se debe tomar.

Acoholika: Eso depende de cada Artista, ya que puede haber muchos motivos por los cuales se busque un productor musical.

Claro, en su momento hay bandas o músicos que no les va a gustar que un productor les diga cosas que hieran sus egos de Rockstars cuando ejecutan su instrumento en una grabación, o que les diga que su forma de tocar o componer es anticuada o no es nada precisa, y es plana sin ton ni son, por así decirlo.

¿QUÉ SIGNIFICA SER MÚSICO EN SU GÉNERO EN UN PAÍS COMO BOLIVIA?

Rabia Punk: Personalmente no sentimos ni buscamos significar algo. Como grupo no queremos etiquetarnos como género y tratar de encajar en algún lugar esperando significar algo.Como banda lo único que buscamos es decir lo que pensamos, de la manera que queramos, y pasarla lo mejor que podamos.

Acoholica: Es el género más complicado para sacar adelante, ya que el público que sigue a éste no es tan masivo ni consumidor. Vivimos en un país donde los géneros bailables son los que se venden. Y donde lastimosamente los medios de comunicación son los culpables de idiotizar a la gente con música tan “blefe”.

Doble A: Significa un reto, en el que sabes que la carrera no será fácil. Sin embargo, tiene como plus a una cultura riquísima en temáticas y ritmos, en general es un privilegio.

Anarkotizados: Creemos que hacer música punk significa ser interpeladores del mundo que nos rodea, esa es la raíz del movimiento punk. En el momento en que la música sea conforme a lo establecido ya no sería parte del movimiento. En Bolivia el movimiento tiene tiempo, pero no ha madurado como tal, pero cada vez pueden verse más bandas nuevas y, como todo, solo es cuestión de tiempo para crecer.

Ponchos Mc: Ser un músico significa mucho porque es un tabú que un rapero vista de ropa ancha, y la sociedad nos ve como antisociales. Y con el paso del tiempo está cambiando un poco, porque también raperos como Ukamau han concientizado con el pueblo, y significa más aún porque hay que seguir haciendo rap-conciencia contra el racismo y toda forma de discriminación.

¿CREES QUE LA MÚSICA NACIONAL DE BOLIVIA ESTÁ ENCLAUSTRADA?

Doble A: No, creo que cada año aparecen nuevos proyectos, algunos más osados que otros, pero se producen, que es lo importante. Lo que se necesita es promover ese nuevo material.

Andrea Cisneros: ¿Música nacional enclaustrada? No existe. Por ejemplo, vamos a hablar de Doble A y Fiesta Cuetillo. Ellos salen a un Cosquín Rock.

¿Por qué Doble A junto con Ronaldo se mueven al exterior, al Brasil a hacer una gira ? ¿O por qué Efecto Mandarina se va a grabar a los estudios donde se ha grabado Hotel California? ¿De qué estamos hablando? De bandas que a nivel desarrollo de escenario, de luces, composición a nivel mundial, pueden entrar dentro de un mercado mundial. ¿Por qué salen así de fácil? La música nacional si está enclaustrada es porque quiere seguir enclaustrada.

No es porque no haya mercado. El mercado está ahí, pero tienes que llegar a hacer competencia. Mira cómo Efecto Mandarina jala de alguna manera todo un tipo de composición que gusta, los Kjarkas son grandes. Creo que desde un comienzo las bandas salen muy jóvenes, quince años. Dices “quiero sacar ese solo de guitarra, tocar como tal baterista, hagamos covers de bandas que me gustan”, y por ahí van tocando su género, reggae, ska, alternativo, rock n roll, jazz…, se van fusionando con otros géneros, por ejemplo, entre lo autóctono y el rock que me gusta hacer.

Le pregunté a Joti de Aviónica: ¿y qué tal ir para afuera (al extranjero)? Y me dice: Andrea, sabes qué? En todos lados, si tú tocas bien, te abren todas las puertas. Enclaustrado está cada uno y sus problemas que tiene encima. Atajo se ha ido de gira a Alemania, ellos hacen su música. Lo único que falta es la valentía para salir.

Polo Dread: Pienso que la música nacional está poco promocionada en el exterior, y por ese motivo no salen muchos artistas al extranjero. Así mismo, los artistas que logran salir es por tener muchísima calidad en su música y composiciones. Pienso que necesitamos llegar a esa calidad de sonido, y entrelazar artistas bolivianos para poder promocionar nuestra música de mejor manera.

Acoholika: Hoy en día han aparecido muchas bandas nuevas que tienen propuestas interesantes, lo malo es que a la mayoría de los medios de comunicación no les interesa.

Eso ocasiona que muchas bandas se queden en el camino con el sueño frustrado de poder sacar adelante sus proyectos. Ahora, con el Internet está mejor porque considero que, con el tiempo, las radios y la Tv quedarán sepultadas por el avance de la tecnología y la facilidad de poder difundir tu música por Internet.

Anarkotizados: Sí creemos que está enclaustrada por una cuestión de visión. No sé por qué los bolivianos somos tan cerrados y tan retrógrados, pero es una de las razones, y no sólo en la musical. También somos tradicionalistas y dogmáticos.

Esperemos que eso cambie con las generaciones futuras, y la mejor manera de hacer que pase es expresarse y escucharnos, dejar los prejuicios a un lado y madurar como sociedad. Ojalá jajaja. A pesar de esto, puede verse más apertura y eso es gracias a los jóvenes y nuevos talentos.

¿CÓMO CREES QUE SE IMPONEN LAS TENDENCIAS MUSICALES MASIVAS?

Astronauta Suburbano: La música popular se hace masiva porque se lo considera un producto, y por ende, se necesita de una estrategia de marketing. Y eso hace masivo cualquier propuesta, pero no creo ni quiero que el rock sea masivo. Prefiero que la música que se haga sea honesta, y eso es lo más importante, porque el público que escucha siempre va a ser fiel. Normalmente la música masiva es plástico falso y carece de esencia.

Rabia Punk: Bueno, las tendencias musicales masivas nos las imponen compañías discográficas capitalistas, y gente que maneja la industria musical, que mediante medios de comunicación logran aumentar el comercio del mercado. Y así poder dominar masas moldeando ideas y gustos con el objetivo de aumentar el consumo, y poder lucrarse ofreciéndote música de “basura”, vacía y boba, y poder encajarte modas estúpidas modificando tu manera de pensar y de actuar.

Tucho Rojas: Esta música que entra con mucha fuerza es como una bala en la cabeza, al inconsciente, las melodías que se te graban en la cabeza desde pequeño. Pienso además que se imponen por la cantidad de artistas que hacen estos géneros que están en auge.

En un tiempo la moda está cayendo, y en ese momento aparece otro artista del mismo género con otro éxito, y otro, y otro. Otros, como la música Axe, aparte de imponerte su música, te imponen una coreografía, vestimenta, accesorios a través de lo audiovisual con autos, lujos, chicas bonitas, y la gente encuentra un gusto a ello.

Pienso y leí que la música comercial es sinónimo de mediocridad. Una canción puede ser muy floja, pero acabado el tema la gente repite el coro. Imagínate que una película tenga una sola escena hasta terminar la misma: eso es mediocridad. Tengo una percepción a priori: en nuestro país se copia una tendencia que se crea en países donde la industria está mucho más desarrollada como México o Colombia. Lamentablemente, en estos países esas tendencias se logran a partir de lo que las grandes disqueras imponen, o a través de pagos. Son pocos los casos de música popular por mérito propio o por su riqueza musical.

Acoholika: Son los medios de comunicación que hacen que alguna tendencia musical se haga masiva, como también los sellos discográficos del exterior, quienes son los que se encargan de manipular con los medios y decidir qué es lo que debe sonar en la TV y en la radio.

Polo Dread: Las tendencias musicales masivas se imponen por dos razones: por el ritmo Nuevo que llega a pegar a la gente, o por una canción que llega a tener mucha popularidad por ser única y pegajosa. Eso hace un hit. De ahí nacen las tendencias musicales económicamente fuertes, que copian ritmos y mejoran ideas musicales para mantenerse en las tendencias mundiales.

¿HASTA DÓNDE SE PUEDE LLEGAR COMO UNA BANDA INDEPENDIENTE?

Plika: Una banda llega a dónde quiere llegar.

Doble A: Vamos a descubrirlo en el camino. Hasta ahora nos ha hecho muy felices.

Anarkotizados: La verdad es que es muy difícil llegar a ser escuchado ampliamente de manera independiente. Los medios son limitados, sobre todo aquí en Bolivia. Sin embargo, hay algunas bandas que lo han logrado y están lográndolo, pero eso depende sobre todo de las ganas y disposición.

Astronauta Suburbano: Una banda independiente llega más al fondo del público. Tal vez no es masivo, pero lo bueno es que normalmente es una propuesta sólida con contenido. Y el público se da cuenta y siente ese trabajo.

Ponchos Mc: No creo que se pueda llegar lejos independientemente porque siempre necesitamos que los medios nos difundan.

¿QUÉ DICE TU MÚSICA DE NUESTRO PAÍS, BOLIVIA?

Acoholika: Trato de reflejar las diferentes situaciones por las que atravesó Bolivia en su historia, y lo que necesita Bolivia para vivir con dignidad, igualdad y libertad. Además de seriedad, constancia, talento, trabajo, y además buscamos Justicia, lo cual no existe en nuestro sistema judicial.

Polo Dread: Mi música tiene identidad boliviana en instrumentos nativos y composiciones propias con influencia de sicuris vallunos y andinos. Mi música habla de tradiciones bolivianas, como también un mensaje profundo de logro y perseverancia. La Lucha por nuestros sueños de seguir un camino real y honesto. De trabajar incansablemente para lograr sus objetivos, tal como lo hace todo boliviano.

Anarkotizados: ¿Qué bueno podemos decir de Bolivia? La verdad, no creemos en ella.Para nosotros es una línea imaginaria trazada en el suelo, que demarca la propiedad de unos cuantos sobre el resto.Otra de las incontables instituciones de poder, control y represión al ser humano, otro muro en nuestras mentes.

Ponchos Mc: En mis textos lo primero son las rimas, qué tienen que ver con mis raíces, por eso tengo mucha coincidencia con UKAMAU y Qué, y yo sigo su misma ideología de rapear y elevar la voz de mi pueblo y nuestro país, hablando de sus diversidades, culturas, costumbres, sus vivencias a diario, sobre todo en las comunidades olvidadas.

Doble A: Que estamos en un país diverso, medio surreal, divertido, joven, pero que hay que disfrutar cada una de esas cosas que nos hace únicos, y denunciar lo que está mal.

¿QUÉ SE NECESITA PARA HACER UNA CARRERA MUSICAL SOSTENIBLE?

Andrea Cisneros: Una carrera musical sostenible va en base a todo mi conocimiento cultural, a todo mi conocimiento musical y composición al que voy a financiar por todos los ámbitos. Y de dónde va a venir el financiamiento, tal vez de las tocadas, quizás un auspicio institucional u otros que uno pueda hacer en el camino que hacen que tu carrera sea sostenible.

Si haces música y lo haces bien, lo más probable es que te sostengas. Esta carrera tiene demasiadas raíces, puedo ser productor, el que hace mezclas, armar escenarios, así siendo músico. Varios músicos que no trabajamos con una banda manejamos una banda o abrimos boliches, una sala de ensayos… Hay muchas cosas por hacer. La Paz es bohemia y llena de explosiones culturales cada fin de semana, hay mucho que se puede hacer.

Acoholika: Lo más importante en el músico, además de seriedad, constancia, talento y trabajo, es la pasión por hacer lo que te gusta, cuando me refiero a bandas que no hacen Cumbia ni Reggaeton.

Maria Fernanda Antuña: El mundo de la música es un campo, un espacio donde intervienen distintos actores, factores y variables, y depende de cómo se los mueva, se los combine y se los construya, definirán (de alguna manera) el éxito de un proyecto musical.

Primero, considero que debes tener un proyecto musical sólido, que va más allá de las ganar de tocar y de estar sobre un escenario (que es vital), pero que debe ser trabajado, es decir, tener propuesta musical, tener buenos/as músicos/as, tener visión de carrera, de futuro. Entender que todo parte de un adecuado proceso de gestión desde el principio, que también implica formación, crecimiento y, se debe decir, recursos económicos.

No es un camino fácil. Hay bandas con mucho potencial que nacen y mueren en menos de un año porque su proyecto no es sólido. Dependiendo si el proyecto es individual y colectivo, el compromiso y la claridad de todos los/as integrantes es también fundamental, que todos/as jalen el proyecto, lo impulsen y lo potencien. El talento es solo el 10% del proceso, el resto es cómo gestionas ese talento para que realmente pueda llegar a un público, para que transmita lo que buscamos y se convierta en algo sostenible. Es mucho esfuerzo, trabajo y dedicación, que no todas las bandas están dispuestas a asumir.

Street punk con Antibanda, Ni olvido Ni Perdón y Anarkotizados

AntibandaAntibanda, Ni olvido Ni Perdón y Anarkotizados

Las noctámbulas noches musicales de la ciudad tuvieron el toque Punk Oi para retumbar en la zona de Sopocachi, cerca de esa serpiente amarilla que va por los aires, donde a unos pasos se encuentra la Manzana 2. En el escenario se reunieron bandas de fábula: Antibanda, Ni Olvido Ni Perdón y Anarkotizados, bandas dispuestas a todo por su público.

Ver ahora!Descargar ahora!

Antibanda, desde Uruguay por primera vez en La Paz, hacía bailar pogo contestatario al público. Este dúo uruguayo de Street Punk va de gira sudamericana desde hace 3 años, como asegura el guitarrista Marcelo “El Cabeza”: 17 países visitados con su Punk Oi junto a Camila “Camil y Boop”, que acompaña en la batería para formar el dueto Antibanda.

Comienzan las pruebas de sonido mientras nos acomodamos cerca de la chimenea apagada para calentar la noche, entonces comentan que todo inició del deseo de Camila y Marcelo de tocar música y viajar, dos de sus pasiones.

Camila tocaba en una banda amiga de El Cabeza, y se conocieron en la música para formar Antibanda. Con el deseo de tocar y viajar dejaron su hogar en un alquiler, y desde entonces no han parado. 3 años pasaron desde que dejaron de ser consumistas y se dedicaron a peregrinar por 17 países hasta el momento.

Camila, una baterista que no deja de sonreír como si viviera el sueño que deseaba, montó una mesa con parches y stickers, a lo que nos cuenta que son vegetarianos. Probó hace un año salteñas, que le encantaron, y camino a La Paz degustaron una tremenda (deliciosa) Sopa de maíz. “Se come muy bien aquí”, repite Marcelo.

En escenario se escucha a Ni Olvido Ni Perdón, castigando la noche con tremenda energía, hasta Ariel, el vocalista de la banda punk, se lanza por encima de la conocida y desvencijada baranda de la Manzana, y se une por un minuto al pogo que crepitaba en su punto.

El nombre de su disco, Gilipolla Records, toma el nombre por la sociedad, dice Marcelo. “Viene de esas personas que viven como estúpidos, que no tienen vida propia, como que su vida va en función de la publicidad”. Son 16 canciones y una habla de eso, de “un tonto”.

AntibandaDeben tomar el escenario, parece que su vida pasa muy apresuradamente, me dejan un disco para escucharlos y sus planes continúan hacia Perú, Colombia, Venezuela, Europa, luego a recorrer todo Brasil, todo Chile hasta diciembre, y terminarán con una gira junto a Fiscales Ad Hoc. La agenda está llena y el moshpit también. La noche no descansa cuando suena Antibanda.

En escenario se muestran sólidos, fusionan de manera eufórica las melodías punk para encender una chispa en el público, que los hace saltar frenéticamente a alzar el puño y bailar. Algo que muchos preguntan es la ausencia de un bajista, a lo que El Cabeza replica que pueden tocar un bajo virtual que sigue a la guitarra para crear un power trio de dos personas.

Alguien se arranca la camisa mientras baila agitando la cabeza, lo empujan, se sostiene, todo es un hermoso desorden, pogo en ebullición, dando vueltas con cabezas rapadas, tirantes y brazos desnudos compuestos de tatuajes se acercan a la barra que separa a los artistas del público.

El Cabeza, única guitarra en Antibanda, emociona con su canción “Gilipollas”. Alza la voz para cantar “Soy una oveja en un corral, marioneta virtual un producto netamente comercial”, empiezan a desenfrenarse, se ven cabezas rapadas, tatuajes en medio del baile, el concepto de inconformismo es fuerte. Marcelo dice que antes tenían ese tipo de vida que la sociedad te decía que tenías que tener: un trabajo, un hijo, el perro, el gato, la casa, el auto, televisión de plasma de 68 pulgadas.

El Cabeza para el show. Pide que la gente siga el coro que dice “me pica un huevo”, los riffs suenan a un arrullo divertido fácil de seguir, los puños se vuelven a alzar, un torbellino se alza en el pogo, es hora de entrar al moshpit mientras las palmas suenan. Anuncian su último tema y dan paso al Oi Core de Anarkotizados.

Anarkotizados, que recientemente relanza su primer disco, manejan un espíritu combativo sobre el escenario, presentan e inician con un mensaje: “Desde que hemos venido a esta tierra hemos nacido con un despojo… el despojo de ser ciudadanos, el despojo de ser estudiantes.  Nosotros no somos eso, nosotros somos seres humanos”, así despliega su canción Despojo y Desolación.

Nadie puede reprimirse y el moshpit se llena, mujeres se incluyen al mosh, no paran de mostrarse desobedientes a un orden, ese caos de movimientos unidos. “No dejen de pelear”, pide a todos, “nunca dejen de luchar”.

El corazón de la Manzana vibró al ritmo del punk en la noche. La Paz sorprende más en cada convocatoria. Deseamos al dúo Antibanda un feliz viaje, un hasta pronto, y que vuelvan a Bolivia.

Ver facebook

Movimiento Black Cross en La Paz

Black Cross

LaCarne Magazine se introdujo en el evento del movimiento Cruz Negra, o Black Cross en inglés, que se ocupaba desde el siglo XX de ayudar a los prisioneros políticos, y hoy propone la abolición del sistema penitenciario como lo conocemos.

Ver ahora!Descargar ahora!

En la ciudad de La Paz, mediante este evento, se recaudó dinero para apoyar a “Javi” (nombre ficticio para proteger su identidad) y su familia, que pasan por un duro momento al tener a un miembro de su familia detenido sin una conclusión de juicio por un año y seis meses.

Eran las 8 de la noche en la zona de San Pedro, el patrono católico de las puertas del cielo e infierno. Este barrio es conocido por tener una cárcel con el mismo nombre, y dos bloques más arriba se reunían en un local atestado de gente, apoyando a la iniciativa Cruz Negra, apoyando a “Javi” como preso político, según la organización del Black Cross. Afuera se encontraba uno de los organizadores, Renatto Vincenti, quien accedió a introducirnos en los motivos de la juntada.

Mientras la banda Kontaminación Akustica estaba en escenario, Renato aseguraba que el Black Cross nació tras la revolución Rusa, donde incluso en la Rusia comunista perseguían a los activistas anarquistas. Es así que tras años de luchas en diferentes lugares del globo, se pensó que las cárceles deben ser abolidas, explicándonos: “Sabemos muy bien que de la cárcel nadie sale reformado o tiene la oportunidad de volver a reincorporarse a la sociedad. Reinciden en el delito porque le cierran las puertas en el trabajo,  incluso las mismas familias los rechazan, tildados de antisociales. La única manera de sustento de esta persona va a ser teniendo que delinquir, por producto de la desigualdad económica”.

Una bandera negra con letras blancas recorría por toda la parte trasera del improvisado escenario. Mientras la música era cada vez más fuerte, decidimos quedarnos al margen de los acordes.

¿Esta abolición encaja en Bolivia? Le pregunto. “Mira, no estamos pidiendo que tumben los muros de las prisiones y que todos salgan a hacer lo que se les dé la gana, vulgarmente hablando. Proponemos que cada caso, desde el preso que robó una garrafa o un celular, sean revisados, y no podemos vendarnos los ojos, existen muchos que están encerrados inocentemente.”

Lo que me recordó que para 2012, según el INE (Instituto Nacional de Estadística), la cárcel de San Pedro tiene tras sus muros encerrados a 3.238 personas, muchos de ellos a la espera de juicio por no tener garantes.

Black Cross Todo esto transcurría muy rápido y me adelanté a preguntar del evento en específico, acerca del caso de Javi. “Escucha. Javier tuvo la mala suerte en una salida de ser asaltado, y le rompieron la mandíbula, le robaron su celular, y sus pertenencias. Irónicamente él está encarcelado año y medio sin sentencia”. Algo que ya se ha visto en la justicia nacional,  “después de la golpiza que le dieron, se hizo tratar en una clínica. Ya cuando él trabajaba de su mismo trabajo es arrestado por los policías, sin saber por qué. Lo que sucede es que dentro de las cúpulas de poder, quienes golpearon a Javi, eran sicarios contratados por una familia de un tipo que fue funcionario del MAS, que fue asesinado hace ya año y medio.  Estos sicarios buscaron un chivo espiratorio. Al robarle el celular hicieron llamadas inculpándolo.”

También aseguró que los registros clínicos de esa noche habían desaparecido. La familia se queda cada vez con menos recursos, y el Black Cross intenta ayudar en esta situación concluyó, para regresar a la labor de anfitrión.

Anarkotizados, la banda de punk se alistaba para tomar el escenario, que se encontraba rodeado de cabezas rapadas, en contraste con melenas de malabaristas callejeros con acento argentino y colombiano. “Este es un movimiento político”, me asegura Ariel, vocalista de Ni Olvido Ni Perdón, que salía luego acabar su participación. “Porque es en ayuda a un preso político que ha sido afectado a su libertad y la de su familia, porque más allá de que Javi esté en la cárcel, su madre, sus hermanos y sus abuelos están luchando contra el sistema como individuos. Ahora nosotros nos presentamos en el Black Cross como lo que somos: músicos, libertarios, luchadores de la calle en el trabajo, pero unidos por un mismo fin, que es ayudar a un compañero  que está en la cárcel”, me dice mientras nos quedamos en las afueras del local, que se había convertido en un hervidero de gente.

Me demuestra que las ideas del evento son claras pero son pocos los que escuchan. “Individualmente para mí la justicia está muerta. Se puede dar ayuda económica en algunas tocadas, pero no se puede dar consciencia, todos están borrachos, todos están mal, pero hay gente que sí lo comprende. No quiero generalizar. Hay personas que comprenden que la lucha está viva, y hoy vamos a reventarnos porque todos los que llevamos un nuevo mundo tenemos un fuego en nuestros corazones, y eso va a ayudar a incendiar el mundo y representa lo que somos”, y me deja para reunirse con el resto de su banda.Black Cross

La noche transcurrió para dar paso a Kultura Anónima cerrando el evento. Las luces se encendieron para anunciar que la hora del salón se había terminado. Se agradeció a los músicos participantes que ayudaron a recaudar dinero para la situación de Javi. En la página del evento, otra organizadora, Priscila, agradeció diciendo “Ahora más que nunca podemos darnos cuenta que nada desapareció, que todo estuvo vigente, que nuestras ideas están en su auge… La solidaridad y la voluntad primaron en este evento”. Además de mencionar a todos los músicos y activistas, también agradeció a la banda invitada CRAF, de Cochabamba, e incluso a los que ayudaron con la comida vegetariana que se consumió.

Ya era media noche cuando nos retiramos alzando parlantes, guitarras, micrófonos y otros tantos. Es entonces cuando reflexiono que siendo éste un primer evento del Black Cross, se logró llegar a muchas personas, interesadas, activistas, curiosos y amantes de la música por una causa solidaria ante un sistema que, como dicen los organizadores y presentes, es inhumano e incoherente. Vamos a pie.

Evento en Facebook

El movimiento Rude, Punk y Skin en La Paz

rude punk y skinCerveza, calle y Rock & Roll: Reseña sobre el movimiento Rude, Punk y skin (La Paz – Bolivia)

Ver ahora!Descargar gratis ahora!

Para contar una historia sobre la movida Punk, Skinhead, Rude y demás, en la ciudad de La Paz de estos últimos 7 años, haría falta reunir criterios de todas las experiencias que se han acumulado todo este tiempo. Entre rupturas, desacuerdos y nostalgias de lo que pudo ser y lo que es, la denominada cultura urbana sin duda alguna ha transgredido su propio estigma adolecente, que más allá de la influencia producto de la globalización que reina en nuestra generación, ha sabido abrirse camino en una sociedad conservadora, tradicionalista, prejuiciosa y hostil. Estos años de “socialismo” sin duda han sido esenciales para marcar diferencias en cuanto a construcción de ideologías o maneras de pensar nuestra realidad. Entre disputas, amistades y cuestionamientos dentro del propio movimiento, es evidente que cada quien gira por su lado en cuanto a organización, aunque todos provienen de un mismo núcleo de ideas libertarias y Punk Rock.

Los espacios donde se engendró todo esto fueron alrededor de la música, mediante conciertos o fiestas bailables, donde se encontraban punks, rudes y skinheads, al son del ska y las copas. Una de las primeras fiestas fue llevada a cabo en el café Carcajada, que en aquel entonces acogía al movimiento libertario (CJAC). Pensando en difundir la cultura y las ideas, este tipo de eventos fue el centro de interacción y discusión donde se generaría movimiento, siempre compartiendo, se hablaba mucho sobre la estética y las contradicciones de la moda.

En un principio seria la cultura quien movió los hilos, ya que a través de la  música, historia de la escena internacional, cerveza, algo que fumar y música a buen volumen, fue la escuela que formó la actitud de esta movida emergente, y que quedó tatuada en las almas de los integrantes. La construcción de amistad fue y es un pilar fundamental de este movimiento, ya que consideran familia (“la crew”) a todo aquel que se compromete en ser parte activa de la joda. Siempre haciendo actividades, ya sea eventos culturales o políticos, o una mezcla de ambos, se fueron dando a conocer, difundiendo fanzines, películas y música, que hablan de quiénes son, qué les gusta, qué les disgustaba y qué quieren hacer. Al principio, siempre como bichos raros, fueron creando aceptación, por así decirlo, aunque vale la pena recalcar que nunca les interesó caerle bien a todo el mundo. De hecho, esta política se volvió un centro de malos entendidos con el paso del tiempo, que algún rato, si es que se da, explicaremos. La violencia en este medio, para bien o para mal, se ha vuelto una especie de ritual, sobre todo porque siempre hay malos entendidos, producto de la borrachera y los prejuicios, que lamentablemente ha sido lo que más se ha difundido de esta escena.

En cuanto a producción cultural, se puede decir que de esta movida, han salido un par de bandas, que en su mayoría han estado trabajando tiempo atrás, pero que nadie le tiraba importancia. Entre estas bandas están los Kontaminacion Akústica (Punk), Anarkotizados (Punk), Lumpen Proletariat (Oi), Cultura Anonima (Ska-Punk), Kalazo (Oi) Ni olvido Ni perdón (Anarko-Punk), y otras que fueron apareciendo como Rabia (Punk) y Aguayo, aunque también hubo el otro caso de bandas que desaparecieron con el pasar del tiempo.

Contar la historia a través de estas bandas nos expondría las experiencias sobre el movimiento cultural, que en su mejor momento logró concretar lazos con las demás movidas del país, en especial Cochabamba, que aportó mucho en la difusión de bandas e ideas contraculturales. Producto de todo este ruido urbano, se fueron formando colectivos que definían posiciones de “identidad” entre unos y otros, delimitando criterios de objetivos, pero que convergían en un solo grupo al fin y al cabo. De la misma manera este resurgimiento de la denominada movida local, se ha dado a través de la música, que generó espacios de difusión, encuentro e interacción en otros campos de interés social.